Internacionales

París, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció la responsabilidad de su país en la creación del problema del cambio climático y manifestó la disposición de hacer algo para frenarlo.

He venido aquí personalmente para decir que Estados Unidos no solo reconoce su papel en la creación de este problema, sino que asume su responsabilidad de hacer algo, sostuvo durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 21) que se inauguró este lunes en París.

En su intervención, el mandatario del mayor emisor de gases contaminantes a nivel mundial consideró que el planeta se encuentra ante un punto de inflexión.

«Somos la primera generación en ver el impacto del cambio climático y la última que puede hacer algo al respecto», manifestó ante más de 150 líderes mundiales reunidos en la capital francesa con el propósito de alcanzar un acuerdo vinculante que limite el calentamiento global.

Pero si bien Obama se mostró a favor de un pacto ambicioso, no se pronunció sobre la concertación de un acuerdo vinculante, como pidió el presidente de Francia, Francois Hollande.

Esa postura estuvo en sintonía con lo expresado a mediados de este mes por el secretario de Estado, John Kerry, quien dijo que el acuerdo de la cita de París no debe tener objetivos de reducción vinculantes, por lo que no será de obligatorio cumplimiento para las naciones.

Tales declaraciones buscaron evitar una confrontación más directa con la mayoría republicana en el Congreso, que ha rechazado reiteradamente las propuestas de Obama sobre el tema del cambio climático.

En caso de que el acuerdo que salga de la COP21 resulte de carácter vinculante, la administración demócrata deberá enfrentarse a la fuerte oposición del partido rojo, que seguramente evitará el avance de la normativa.

Durante su discurso de esta jornada, el mandatario estadounidense consideró que los objetivos de reducción de emisiones de cada país deberían «ser fijados por nosotros y tienen que hacer distinciones entre los progresos de cada uno».

Es casi demasiado tarde, pero quizás podemos reinvertir la tendencia, agregó Obama, cuya nación tendrá emisiones de 147 mil millones de toneladas de dióxido de carbono en 2016, según estimados del Instituto de Recursos Mundiales, ubicado precisamente en Estados Unidos.

Mientras tanto, y más allá de las presiones del Congreso en contra de un acuerdo en la materia, una encuesta publicada este lunes arroja que el 63 por ciento de los estadounidenses ve el cambio climático y el calentamiento global como problemas graves.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas