Opinión

Corría el año 2001 y Argentina atravesaba por una de las más severas crisis económicas que recuerde su historia, su presidente, Fernando de la Rúa, de la Unión Cívica Radical, se vio obligado a renunciar tras 2 años y algo de ejercicio del poder.

Y es que las protestas sociales ante una situación de colapso económico y la negativa del Justicialismo para llegar a un acuerdo, lo obligaron a tomar la decisión de renunciar.

Los datos que se recogen de esta crisis, que le costó la cabeza a De la Rúa, son espeluznantes, la pobreza alcanzó al 57.5 % de la población, la indigencia al 27.5 % y la desocupación al 21.5 %.

En mayo del año 2003 Kirchner, de ideología peronista (izquierda), llegó al poder tras un atípico proceso, en el cual quedando en segundo lugar obtuvo la presidencia.

De ahí en adelante Kirchner comenzó a trabajar para la renegociación de la deuda de Argentina, la cual se encontraba en Default y no fue hasta el año 2005 cuando, luego de críticas al FMI, se pagó la totalidad de la deuda de ese país a dicho organismo.

La economía comenzó a caminar, tanto así, que en el periodo 2003/2011 se registró un crecimiento promedio de un 9%.
Esta situación económica fue la punta de lanza para que Cristina Fernandez de Kirchner lograra en el 2011 la reelección presidencial, cargo que ostentaba desde el 2007.

Bajo un contexto de crecimiento económico, aunque no al mismo ritmo que el 2003/2011, Argentina celebró elecciones presidenciales el pasado 25 de octubre, donde el Peronismo (izquierda) logró ganar, con un 37.08%, la primera vuelta electoral llevando como candidato al ex vicepresidente y gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, el cual no alcanzó el porcentaje estipulado para obtener la presidencia, lo cual provocó que se convocara a una segunda vuelta electoral.

Ayer (domingo 22 de los corrientes) se llevó a cabo la segunda vuelta electoral, en la cual el candidato opositor obtuvo la victoria.

¿Por qué ante una situación económica aceptable el oficialismo pierde las elecciones?
Entre otros factores la salida del partido oficialista del abogado Sergio Masa, el cual fundó el Partido Frente Renovador.

Masa fue electo en el 2013 como diputado nacional por el partido Frente Renovador, del cual fue candidato a la presidencia en las pasadas elecciones, en las cuales logró un 21.39% los cuales si se suman al 37.08% que obtuvo Scioli en primera vuelta, daba y sobraba para ganar.

Pero esa es la política, donde cualquier salida o apatía dentro de un partido lo cambia todo.
Es importante, siempre, ver los ejemplos que nos rodean para no cometer los mismos errores.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas