Editorial

El 25 de noviembre de 1960, agentes de la dictadura de Trujillo asesinaron a las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, y a Rufino de la Cruz Lora, conductor del vehículo en que viajaron a Puerto Plata. Por ello, el 25 de Noviembre, es fecha propicia para que la comunidad nacional diga No a la violencia, No a cualquier forma de intolerancia y exigir respeto por la vida humana.

Las tres hermanas habían ido con Rufino de la Cruz Lora, a Puerto Plata a visitar a sus esposos que estaban presos en la cárcel de Puerto Plata, por su lucha contra la tiranía de Trujillo. Los asesinos, agentes de la tiranía, se aprovecharon de esa circunstancia para cortar las vidas de los cuatro. En el viaje de regreso, en la carretera La Cumbre-Tamboril, en la comunidad Pedro García, fueron detenidas junto al chofer. Tras consumar el crimen múltiple, los torturadores lanzaron el vehículo por un precipicio para dar la impresión de que fue un accidente de tránsito.

Los cadáveres fueron encontrados por campesinos. La primera versión que dio la dictadura fue la de que murieron en un accidente de tránsito. Sin embargo, las huellas de las torturas que dejaron los asesinos en los cuerpos desmintieron esa versión.

La sangre derramada pudo más que la violencia de la intolerancia. El 30 de mayo de 1961, el dictador Trujillo fue eliminado físicamente para comenzar el fin de su régimen de opresión. Y el asesinato llamó a la humanidad a hacer una pausa para dedicar un día internacional a la no violencia contra la mujer.

En 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, que aprobó escoger el 25 de noviembre como el Día Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, para recordar el asesinato de las hermanas Mirabal.

En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas votó la Declaración de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en la que se definió la “violencia contra la mujer” como: “Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, en la vida pública o en la vida privada”.

La Asamblea reconoció que era necesaria “una clara declaración de los derechos que se deben aplicar para asegurar la eliminación de toda violencia contra la mujer en todas sus formas, y un compromiso de los Estados y de la comunidad internacional en general para eliminar la violencia contra la mujer”. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de la ONU designó el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Invitó a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a realizar actividades dirigidas a sensibilizar al público respecto del problema el 25 de Noviembre como una celebración internacional.

La fecha es ocasión especial para repudiar las distintas formas de violencia. De esa manera, se respeta el derecho a la vida. El de hoy, el día internacional de la “Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, es ocasión para reiterar que nadie tiene derecho a atentar contra la vida humana. Y ante los crímenes contra mujeres, que sufrimos, repetir No a cualquier forma de violencia contra la mujer.

Honremos la memoria de las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz Lora, el día internacional de la “Eliminación de la Violencia contra la Mujer”.

El 25 de Noviembre tiene que ser parte de la memoria colectiva.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas