Lo Último

El vicepresidente de la Comisión de Defensa y Seguridad del Senado planteó la fórmula del “esfuerzo propio” para dotar de viviendas a militares y policías, activos o retirados, mediante el aporte del Estado, y participación de los beneficiarios en una primera fase de cinco años.

El plan empezaría con los de mayor tiempo de servicio, en recompensa al trabajo y por sus necesidades, dijo el senador Adriano Sánchez Roa en la “X Asamblea ordinaria” del Instituto de Generales y Almirantes de las Fuerzas Armadas en Retiro, Inc. (IGAFAR).

Según su propuesta, el Poder Ejecutivo aportaría los terrenos, arquitectos e ingenieros; los beneficiarios (militares y policías) la mano de obra, las instituciones correspondientes cubrían el 40% de los materiales y el restante 60% se pagaría gradualmente con los actuales descuentos que se les aplican.

Agradeció al mayor general Rafael E. Betances Nivar, presidente del IGAFAR, le invitara junto al senador Carlos Castillo, a exponer ante sus integrantes sobre “La Constitución de la República, Seguridad y Defensa Nacional, Ley Orgánica de las FF. AA. y su aplicación”, así como la entrega de una placa de reconocimiento.

“En este encuentro he vivido momentos de confraternidad y veo en ustedes la defensa eterna de la Patria; en cada general y almirante retirado del IGARFAR se plasma el cuidado de la República fundada por Juan Pablo Duarte”, manifestó.

La asamblea del IGAFAR acogió una propuesta del mayor retirado Betances Nivar, conformando una comisión para elaborar un anteproyecto de ley que aborde directamente las condiciones y derechos de los soldados retirados, y otra comisión que exploraría diversos proyectos de desarrollo y sociales vinculados a ellos.

Sánchez Roa afirmó que mediante al “esfuerzo propio”, aplicado con éxito en algunas naciones como Cuba, las viviendas saldrían por debajo del 50% del costo y los militares y policías pagarían gradualmente según sus sueldos, solamente un 22% de su valor total.

Señaló que para tener condiciones adecuadas es necesario cumplir con el artículo 178 de la ley orgánica 139-13, que busca homologar sus sueldos con los de la administración pública, otorgar algunos requerimientos de salud y, sobre todo, garantizar un techo a quienes se han concentrado a los asuntos de la patria.

Sánchez Roa explicó que en el caso de los militares y policías retirados la dotación de viviendas es más urgente y justa, pues las mismas vendrían a alargarle los años de vida y a compensar su extenso tiempo de entrega a los mejores interese nacionales.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas