Opinión

La privilegiada y estratégica posición geográfica que ocupa la República Dominicana y el hecho de que tenemos acuerdos de libre comercio con 48 naciones, son inequívocos factores claves y potenciales para incrementar sustancialmente las exportaciones locales.

En medio de la inocultable realidad de la globalización, de la apertura comercial y de que, en fin, somos una economía abierta estamos, más que compelidos, obligados a mejorar ampliamente, diversificar y aumentar nuestra producción y, obviamente, orientarnos hacia las exportaciones para competir, crecer y elevar el nivel de vida de los dominicanos.

Constituye una imperante necesidad que la nación se proponga aumentar, diversificar y fortalecer su plataforma exportadora, tomando en cuenta que -como afirman connotados líderes de la industria manufacturera dominicana- “exportar es generar orgullo, empleo y sostenibilidad de las empresas.”

Manuel Corripio, por ejemplo, argumenta con sobrada razón lo siguiente: “Para crecer hay que exportar y exportar supone fabricar.” Nada más cierto.

Insistimos en reafirmar que las exportaciones están catalogadas como una necesidad, como una prioridad nacional en la Estrategia Nacional de Desarrollo (END), 2012. Actualmente, nuestro país sostiene intercambios comerciales directo con tan sólo 19 naciones, entre ellas: Estados Unidos, Haití, Puerto Rico, China Popular, Guatemala, Holanda, Reino Unido, España, Honduras, Alemania, Corea del Sur, Bélgica, Perú, Canadá, Trinidad y Tobago, Italia, Panamá, Jamaica y la República China de Taiwán.

Las exportaciones nacionales son de un 33.8% del total de intercambio comercial con esas naciones, en especial con las primeras cinco.

En efecto, urge -como ha dicho la Asociación de Industrias de la República Dominicana- fomentar un cambio de modelo productivo mediante el cual se haga énfasis en la exportación de bienes competitivos, y que tanto las empresas privadas como las autoridades determinen con cuales productos es más beneficioso competir en los mercados internacionales.

La Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), es una herramienta fundamental, puesto que contribuye a garantizar la facilitación del comercio, bajar costos y tramites burocráticos en las operaciones de comercio internacional, dinamizar los puertos e incrementar las exportaciones y la competitividad.

Siempre a tono con los nuevos tiempos, los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana se han propuesto fortalecer la infraestructura económica de la Republica Dominicana.

Dentro de esa tónica, la presente administración del Presidente Danilo Medina ha dispuesto, entre otras grandes acciones, la creación del Banco de Desarrollo y Exportación, apoyar los clústeres con alto potencial exportador, fortalecer el CEI-RD, reformar las Leyes 98-03, 392-07 y otras, crear el seguro de crédito comercial para exportadores, facilitar financiamiento a los pequeños exportadores, eliminar gravámenes a los productos exportables y garantizar que el cuerpo diplomático dominicano se dedique, fundamentalmente, a promover las exportaciones, el turismo y la inversión extranjera.

Noticias Relacionadas