Políticas

Con el derribamiento del avión comercial ruso y de los ataques terroristas en el centro de París, el poder de las grandes potencias mundiales ha sido desafiado, y de igual manera, la estabilidad de los países árabes no partidarios del Estado Islámico, puesta en riesgo.

La aseveración es del presidente del Partido de la Liberación Dominicana, Leonel Fernández, hecha en su sección Observatorio Global del Listín Diario este día, con el título “Terror en París ¿Principio del fin del Estado Islámico?”.

En el citado artículo, referido por la Secretaría de Comunicaciones del PLD, el expresidente de la República, dijo que los límites han sido desbordados, la línea de demarcación, sobre pasada y la paciencia, puesta a prueba.

“Más de 120 personas fueron muertas como consecuencia de los ataques terroristas realizados de manera simultánea en seis lugares de la capital de Francia, al tiempo que cerca de 300 heridos eran atendidos en distintos centros hospitalarios”, refirió ex Presidente de la Republica y Presidente del Partido de la Liberación Dominicana.

Recordó que era la segunda vez en lo que va de año que Francia había sido víctima del terrorismo jihadista. “En efecto, en enero de este año, 2015, el semanario satírico Charlie Hebdo fue objeto de un ataque sorpresivo por parte de una rama de al-Qaeda, que ocasionó la muerte de 11 personas y dejó igual número de heridos”.

Relató que los voceros del grupo terrorista identificado como Estado Islámico, conocido también por sus siglas en árabe como Daesh, manifestaron que los recientes ataques perpetrados en París constituyen el primero de la tormenta, con lo cual hacen una amenaza directa de futuros ataques.

Explicó que aparentemente, la causa inmediata que ha motivado el ataque terrorista en Francia, se debe, presuntamente, a los recientes bombardeos que esa nación europea ha realizado en las áreas petroleras bajo control del Estado Islámico en Siria.

“Esos bombardeos forman parte del acuerdo realizado entre Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, Australia, Alemania, Canadá, Holanda, Arabia Saudita, Jordania, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Egipto, Qatar y Bahréin, para frenar los avances del Estado Islámico en Irak y Siria, así como sus actividades terroristas, horroríficas, despiadadas, en distintas partes del mundo”, enfatizó el presidente Fernández.

Manifestó que el objetivo estratégico del Estado Islámico es el de crear un Califato, como en efecto lo declaró en junio del 2014. “Ese Califato sería un Estado político-religioso, es decir, un Estado teocrático, que tendría autoridad sobre toda la comunidad musulmana del mundo, y que intentaría recuperar la gloria que en su época de oro tuvo el Islam en algún momento de la historia”.

Considera que el Estado Islámico, en realidad, aspira a ser la representación política de los musulmanes sunitas y que de esa manera, está en lucha permanente en contra de los chiitas y de otros grupos musulmanes, que es lo que explica la coalición de países árabes musulmanes en oposición al Estado Islámico.

Entiende que a partir de ahora, como reacción natural a los ataques de que ha sido víctima, Francia no escatimará esfuerzos y enfrentará a sus adversarios, de manera implacable, por aire, mar y tierra, adelantando que esta situación está decretando el principio del fin del Estado Islámico y que al igual que lo ocurrido con al-Qaeda, no habrá tregua.

“La Marsellesa inspirará a sus soldados. El Arco de Triunfo y la Torre Eiffel serán nuevamente símbolos de su pasado glorioso. El mundo estará con Francia, defendiendo los valores de la civilización frente a la barbarie y el terror. El ataque a la ciudad de las luces nunca será olvidado”, concluye.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas