Internacionales

Buenos Aires, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La Subsecretaría de la ONU para Operaciones de Paz proyecta verificar el alto el fuego en Colombia una vez entren en vigor los acuerdos firmados entre el gobierno y la guerrilla, afirmó hoy su responsable Edmont Mulet.

En una rueda de prensa por videoconferencia con periodistas desde las sedes de Naciones Unidas en Argentina, Colombia, México y Perú, Mulet señaló que prevén una misión de verificación especial pues debido al peculiar contexto colombiano los observadores vestirán de civil y estarán desarmados.

Aclaró en ese sentido, no obstante, que las autoridades colombianas tanto la policía como las Fuerzas Armadas estarán a cargo de velar por la seguridad de ese personal.

Mulet insistió en que serán oficiales sin uniforme, aunque todavía no puede precisar dónde ni cómo desarrollarán su gestión observadora, ya que falta coordinar los detalles con el gobierno colombiano. Todo está en una fase preliminar, señaló.

El funcionario dijo que se escogerán oficiales experimentados en otras misiones similares con la capacidad suficiente para corroborar la aplicación del cese el fuego.

Provendrán -acotó- de estados miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), pero no de los países limítrofes con Colombia por lo que se desprende que serán excluidos de esa misión entonces Brasil, Ecuador, Perú y Venezuela.

A una pregunta sobre si la ONU desplegaría Cascos Azules en Siria, Mulet respondió que ante la gravedad del conflicto en ese país del Levante su Subsecretaría no tiene posibilidad de preparar una misión para intervenir sobre el terreno. Solo lo analizaría una vez concluya la confrontación.

Igualmente, descartó la probabilidad de que fuerzas de la ONU intervinieran para disipar el conflicto palestino-israelí, ya que ninguna de las partes se lo ha solicitado.

La ONU cuenta hoy con más de 125 mil soldados y policías desplegados en 16 misiones en cuatro continentes a un costo de ocho mil dólares al año. Si bien no contribuye con fuerzas, Estados Unidos cubre un tercio de ese presupuesto. La mayoría de los despliegues están en naciones africanas, indicó Mulet.

El subsecretario para Operaciones de Paz destacó la contribución que hacen estados latinoamericanos a esas misiones en particular Argentina y Brasil, y elogió el trabajo de los llamados Cascos Blancos argentinos en brindar atención médica en Haití y la República Democrática del Congo.

A una pregunta de una reportera mexicana sobre si la ONU contemplaría estacionar Cascos Azules en zonas de su país para controlar la espiral de violencia que lo asola, Mulet no se comprometió con una respuesta negativa.
Dijo que los oficiales mexicanos que participan en misiones de ese tipo en otras partes del mundo pudieran compartir sus experiencias con las fuerzas de seguridad en México una vez regresen.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas