Opinión

La aplicación de servicio de transporte compartido, Uber, ya es una realidad en las principales ciudades de la República Dominicana. En Santo Domingo y Santiago funciona esta opción de transporte privado, con una tarifa base de 10 pesos por kilómetro y 5 pesos por minuto. La tarifa mínima y de cancelación es de 70 pesos.

Uber Technologies Inc. es una empresa internacional que proporciona a sus clientes una red de transporte, a través de su software de aplicación móvil que conecta los pasajeros con los conductores de vehículos registrados.

La compañía tecnológica ha informado que hasta la fecha ha recibido 2,300 solicitudes de conductores y que de estos, 140 ya ingresaron como socios.

La aplicación de transporte creada por los empresarios Garrett Camp y Travis Kalanick, ya tiene presencia en 64 países.

La empresa que está valorada en más de 50 mil millones de dólares fue reconocida a principios de este año como la mejor startup de 2014 por los Crunchies Awards -galardones creados por el portal de noticias tecnológicas TechCrunch.com-; sin embargo esto no ha impedido que siga acumulando cierta resistencia.

Era de esperarse que el sector de los taxistas en el país iniciarán las críticas y quejas, como ha pasado a nivel internacional con esta polémica aplicación. Wilson Marte, portavoz del Consejo Nacional de Taxi (Conataxi), aseguró que si se permite que Uber funcione en la República Dominicana miles de taxistas fueran a la quiebra.

También, el Consejo Nacional de Defensa al Consumidor (Conadeco) acusó a la compañía de operar de manera “desleal” ante unos 25 mil taxistas dominicanos. Agregó que su entrada al sector incrementará los ya existentes problemas del tráfico en el país.

En Santiago, el presidente de la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), Juan Marte, encabezó la primera actividad de protesta en los alrededores de la Plaza Internacional, donde acudieron cientos de taxistas, preocupados por la incursión de la compañía.

¿En qué consiste Uber?

Es un servicio que permite a los usuarios solicitar transporte en las ciudades en que la empresa Uber opere. Los conductores pueden entrar en su aplicación en línea, teniendo flexibilidad para escoger dónde y cuándo empezar a trabajar.

Los conductores interesados en formar parte de Uber deben de cumplir con requisitos, tales como, que el auto debe ser del año 2006 en adelante, tener 4 puertas, aire acondicionado, bolsas de aire, frenos ABS y radio. Debe estar en impecable estado mecánico, sin rayones ni abolladuras y no puede tener cromática de taxi, entre otros.

Uber en el mundo

El servicio de Uber tiene opiniones contradictorias. Para muchos es el mejor sistema de transporte privado, para otros el motivo “que los puede llevar a la quiebra”. Estamos hablando de los usuarios y los taxistas respectivamente.

El principal argumento contra Uber es la competencia desleal hacia los taxistas de un servicio que en muchos países no ha sido formalmente regulado. La mayoría de los países en los que opera no cuentan con leyes que reglamenten este sistema, por lo que no está siendo sometido a las mismas condiciones que los negocios tradicionales de transporte, ni a los mismos impuestos, lo que ha causado una reacción desfavorable por parte del gremio de los taxistas.

La calidad en el servicio y el precio de Uber lo han convertido en una alternativa tan atractiva en comparación con los taxis tradicionales, que ha llevado a muchos clientes a preferirlos.

El conflicto entre las empresas de taxis y los taxistas tradicionales contra Uber se ha visto en países como España, Francia, Colombia, México, y Costa Rica, entre otros.

En España han cerrado el servicio. Incluso en algunos estados de Estados Unidos, se han opuesto a su operación.

En Bruselas un tribunal policial dictaminó que los conductores de Uber deben cumplir con las mismas reglas que los taxistas.

En otros países como Francia, Alemania y Brasil, donde en principio se había prohibido el uso de la aplicación, los tribunales revocaron la medida y en su lugar están exigiendo a Uber que cumpla con algunos lineamientos legales.

Uber y la seguridad

Aunque Uber apuesta por la seguridad de sus usuarios, con vehículos que cumplen cierto estándares; tales como, datos de cada conductor, pago sin efectivo, evaluaciones tanto del usuario como del conductor, entre otras. Se han registrados hechos en los que los clientes se han visto afectados.

Tal fue el caso de una mujer que fue violada en la India tras solicitar el servicio por la aplicación. El incidente ocasionó protestas a las que las autoridades respondieron sacándolos vehículos de Uber de las calles.

Semanas después, la compañía estadounidense volvió a prestar servicio en Nueva Delhi y aplicó para conseguir licencia como un servicio tradicional de taxi.

Luego de este hecho, Uber agregó más condiciones de seguridad, incluyendo un botón de pánico en su aplicación y optimizó los controles de antecedentes. La compañía del Silicon Valley también se comprometió a crear un «Equipo de Respuesta a Incidentes locales» y a expandir su función de rastreo permitiendo que los usuarios puedan compartir fácilmente detalles de viajes con más de 5 amigos y familiares.

Otro caso se registró en China, donde algunos usuarios de Uber le han hackeados suscuentas. Según una publicación del blog Motherboard, se han recibido quejas por importes y viajes realizados en varias ciudades de China sin que los titulares de las cuentas hubiesen estado en el país.

Oportunidades a la innovación y satisfacción de usuarios

A manera de reflexión, entendemos que resulta oportuna la situación generada por la presencia de este servicio de la empresa Uber y la respuesta de las agrupaciones de transporte público que lo ven como una amenaza para el sector.

Ante el nuevo escenario que el sector del transporte dominicano enfrenta, se ve en la obligación de elevar su creatividad y buscar alternativas de negociaciones o de contra oferta competitiva que pueda plantear soluciones oportunas, de provecho tanto para los empresarios del transporte como para los usuarios.

El que se identifiquen o creen nuevas opciones a nivel nacional o se incorporen otras de competencias de mercados globales, podría definitivamente contribuir a que nuestro sistema de transporte público-privado emprenda y dé un salto hacia la calidad de los servicios, eficiencia y en consecuencia se pueda elevar la satisfacción de los usuarios-clientes. Enhorabuena, si al final del camino las autoridades, el sector empresarial y la sociedad en general puedan contar con servicios de transporte comparados con el orden y competencia internacional con las facilidades de comunicación, seguridad de transporte, sistemas de pagos seguros, entre muchas otras facilidades.

La realidad es que con el avance de las Tecnologías de la información y la comunicación (TIC), cada día se desarrollarán más plataformas de economía colaborativa -sistema económico en el que se comparten y se intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales-, que ofrecen servicios de calidad a un precio en ocasiones menor, y con buenos niveles de seguridad, pues cuentan con perfiles de usuarios con valoraciones y referencias añadidas por otros usuarios.

República Dominicana no puede aislarse de esta revolución tecnológica, por lo que las autoridades y el empresariado deben ser capaces de visualizar con inteligencia el escenario que nos presenta este nuevo tipo de intercambio de bienes y servicios. Debemos de empezar a estudiar, aprender de experiencias internacionales y aplicar mejoras o adecuaciones concretas que puedan generar mejores resultados en el país.

Y lo cierto es, que Uber es sólo el inicio de los servicios de consumo colaborativo que se introducirán en la República Dominicana, por lo que debemos de entender que la sociedad busca y tiene derecho a recibir mejores servicios con altos niveles de calidad.

Hay que estar preparados para casos similares, aprendamos, aprovechemos y tomemos ventaja si queremos realmente competir. Es tiempo de emprender, cambiar, innovar y crear nuevas oportunidades.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas