Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes en Estados Unidos para imponer restricciones de viajes a ciudadanos de 38 países exentos de visa despierta hoy el rechazo de congresistas y organizaciones civiles.

Después de que la Cámara baja avalara el proyecto de ley para endurecer el programa conocido como «Visa Waiver», diversas agrupaciones consideran que el mecanismo obstaculizaría a turistas, médicos, estudiantes y otras personas que trabajan en ciertos países.

La iniciativa podría negar la entrada sin visado a los ciudadanos de países como Francia, España o Chile que hayan ido a una serie de naciones, incluidos Siria, Iraq y Sudán, durante los últimos cinco años.

El proyecto de ley busca también que las 38 naciones compartan con Washington información de contraterrorismo, bajo la amenaza de ser eliminadas del programa en caso de negativa.

De acuerdo con el diario The Wall Street Journal, la medida provocó una reacción violenta dado su potencial para alcanzar a tantas personas diferentes, incluidos trabajadores sociales que laboran en lugares como los campos de refugiados kurdos.

Unas 76 organizaciones advirtieron que la ley usa el tema de las nacionalidades como chivo expiatorio y aviva así las llamas de la exclusión, tanto en el país como en el extranjero.

Los críticos de la legislación expresan, además, que les preocupa la creación de un sistema en el que los viajeros son examinados en función de su ascendencia.

Al mismo tiempo, 33 demócratas de la Cámara baja escribieron a los líderes del Senado para pedirles la eliminación de un lenguaje que consideran discriminatorio contra ciertos ciudadanos en función de su doble nacionalidad u origen.

También solicitaron que se establezcan excepciones para ciertos grupos, como los trabajadores de ayuda humanitaria, y que las restricciones de viaje caduquen después de un cierto tiempo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas