Opinión

Todo reino dividido contra sí mismo es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no se mantendrá en pie (Mateo 12:25).

La unidad es lo que garantiza la permanencia en el poder del PLD más allá del 2020, haciendo una realidad aquello que decía el ex presidente Leonel Fernández, de convertir al PLD en una fábrica de presidentes y no simplemente de presidentes, sino de buenos presidentes que llevaran a la República Dominica por el sendero de la paz y el progreso.

El triunfo electoral en la primera vuelta del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y organizaciones aliadas con el Presidente Danilo Medina no se discute en nuestro país. Es un hecho que sólo espera la fecha para su positiva consumación.

Sobre los resultados de las elecciones del próximo 15 mayo hay dos interrogantes: a) Cuál será el porcentaje del triunfo peledeista? Y b) Con cuántos legisladores, alcaldes y regidores va a superar la actual matrícula congresual y municipal la gran alianza que ha estructurado el PLD?

La buena calidad de las ejecutorias del gobierno del Presidente Medina, el impacto cuantitativo y cualitativo de las oportunas alianzas que se viene materializando, así como las óptimas condiciones políticas de la inmensa mayoría de los candidatos que se ofertarán, son algunos de los indicios que vaticinan una contundente sexta victoria consecutiva que se le propinara a la oposición.

A lo anterior se le adiciona un factor de trascendencia política: La consolidación de la unidad del PLD, la activa integración del ex presidente Fernández quien, en el pasado 10 de agosto en un encuentro en la ciudad de New York, me autorizo a hacer un llamado a todos los peledeistas y en especial a los de mi región política Nueva Inglaterra (Boston), publicada en varios periódicos de circulación nacional, a que nos integremos en cuerpo y alma a los trabajos de cedulación y empadronamiento para que no se quede nadie sin ejercer el voto, para así contribuir con el triunfo arrollador del PLD y la candidatura de nuestro presidente Danilo Medina con más de un 60%.

Diez días más tarde, el ex presidente Fernández dio estas mismas declaraciones, en Punta Cana (ver Listín Diario del 20 de agosto del 2015), lo cual deja en evidencia la integración total del compañero presidente Leonel al trabajo proselitista que se avecina y la pléyade de sus seguidores que, anteponiendo sus transitorias diferencias, están asumiendo con entusiasmo y disciplina política las candidaturas que proclamará el Partido para seguir conduciendo los destinos del país hacia el progreso y la modernización.

Mientras tanto, la oposición se ha bifurcado en cuatro facciones: a) PRM con Luis Abinader, b) FNP con Vinicio Castillo, c) Alianza País con Guillermo Moreno y d)APD con Minú Tavárez Mirabal.

Esa dispersión del voto opositor, que fundamenta su campaña en denuncias politiqueras y sin propuestas programáticas que generen simpatía son importantes aspectos del actual proceso electoral que se vuelcan a favor de la incuestionable victoria peledeista, en los venideros comicios.

Todas las encuestas que, a la fecha se han realizado, colocan al Presidente Medina con más de 35 puntos por encima del PRM-Abinader, quien con más de un año de campaña no ha podido superar el 25% de la intención del voto.

Ahora bien, cuando el PLD y partidos aliados arranquen con su campaña, en el próximo mes de enero, con su boleta completa y compacta, se proyecta que la victoria estará por encima del 60%, lo cual es un reconocimiento a la estabilidad macroeconómica, a la revolución educativa, a la paz social y política y a los indicadores de progreso y bienestar del pueblo dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas