Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Las autoridades de Estados Unidos continúan hoy la investigación sobre las causas del tiroteo registrado la víspera en la ciudad de San Bernardino, California, donde murieron 14 personas y 17 resultaron heridas.

Los presuntos autores del crimen, abatidos por las fuerzas del orden, fueron identificados como Syed Farook, hombre de 28 años y de nacionalidad estadounidense, y Tashfeen Malik, mujer de 27 años y de nacionalidad desconocida.

El jefe de la policía de San Bernardino, Jarrod Burguan, indicó en rueda de prensa que Farook asistió este miércoles a una fiesta navideña en el edificio donde ocurrió la matanza, la cual abandonó para luego regresar con su pareja y realizar el tiroteo.

Según Burguan, las investigaciones del crimen los llevaron a una casa en la localidad de Redlands, donde observaron un vehículo sospechoso y realizaron una persecución que llevó a la muerte de sus dos ocupantes, Farook y Malik.

Las autoridades señalaron que desconocen hasta el momento el motivo de la matanza, realizada con rifles de asalto de calibre 223 y pistolas, pero precisaron que se trató de un ataque planificado.

El tiroteo en San Bernardino se produjo horas después de que más de dos mil doctores enviaran una petición al Congreso para levantar una restricción que durante 20 años ha impedido a los centros de control y prevención de enfermedades realizar investigaciones sobre la violencia armada.

Los médicos calificaron ese fenómeno como una epidemia de salud pública y se refirieron a la necesidad de contar con medios de para resolverla, como se haría con cualquier enfermedad que cause la muerte de miles de estadounidenses cada año.

Tras conocer sobre la matanza, el presidente Barack Obama reiteró su llamado al Legislativo para que endurezca las leyes a fin de limitar el acceso a armamento y frenar la frecuencia de fusilamientos masivos en Estados Unidos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas