Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Brechas de seguridad en la protección del presidente Barack Obama y su familia reveladas en una investigación del Congreso, muestran que el Servicio Secreto de Estados Unidos está en crisis, afirma hoy el diario The Washington Post.

La pesquisa detalla al menos media docena de incidentes hasta ahora no publicados que confirman el fracaso de esa agencia en sus intentos por superar las serias dificultades por las que atravesó el año pasado, asegura el rotativo.

El documento obtenido por el Post señala que dicha entidad enfrenta graves problemas, a pesar de recientes intentos por implementar reformas en sus estructuras y misiones.

Las más recientes grietas que salieron a la luz pública no constituyen una serie de eventos aislados, sino el producto de una cultura de aislamiento que históricamente se resiste al cambio, señala el reporte, elaborado por legisladores demócratas y republicanos del Comité de Supervisión y Reforma Gubernamental de la Cámara de Representantes.

En los recientes meses medios de prensa revelaron algunos hechos que constituyen una muestra de la problemática que enfrentan los miembros de esta agencia.

El pasado 26 de noviembre el Servicio Secreto detuvo a un hombre que intentó saltar la cerca del jardín norte de la Casa Blanca, en momentos en que Obama y su familia estaban dentro de la mansión ejecutiva celebrando el Día de Acción de Gracias (Thanksgiving).

Este incidente llamó nuevamente la atención de la opinión pública y el Legislativo sobre la situación en esa entidad federal, después de más de dos años de fallas detectadas en sus misiones.

El 18 de febrero de 2015, Obama nombró a Joseph Clancy como director del Servicio Secreto, quien ocupaba el cargo de forma interina tras la renuncia de la titular Julia Pierson en octubre de 2014, en medio de escándalos relacionados con fallas en el funcionamiento de la entidad.

Numerosas fisuras en la seguridad, presencia de intrusos en los alrededores de la Casa Blanca, fallas en los sistemas de alarma, uso inadecuado de la técnica canina y hasta escándalos de agentes con prostitutas durante viajes del mandatario al exterior se cuentan en el glosario de dificultades.

En marzo de este año dos personas que intentaron penetrar de forma ilegal a los predios de la residencia fueron arrestadas y enfrentaron cargos criminales.

El 16 de septiembre de 2014 un hombre armado y con antecedentes penales viajó junto al Presidente en un ascensor, sin ser detectado por sus guardaespaldas, durante una visita del gobernante al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades en la ciudad de Atlanta, estado de Georgia.

Otro incidente ocurrió el 19 de septiembre, cuando el ciudadano Omar González, de 42 años, un excombatiente de la guerra en Iraq con trastornos mentales, irrumpió en la mansión ejecutiva armado de un cuchillo y pasó por varios salones sin que los encargados de la vigilancia pudieran impedirlo.

Durante una visita presidencial a Miami, Florida, el 7 de marzo de 2014, ocurrió un accidente automovilístico en el que estuvieron involucrados dos agentes del equipo que protege a Obama, de quienes se alega ingirieron altas dosis de bebidas alcohólicas, pero fueron absueltos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas