Internacionales

Madrid, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Dirigentes del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) defendieron una posible coalición con Podemos y otras fuerzas parlamentarias, en caso de que el presidente del Gobierno saliente Mariano Rajoy no logre su investidura.

El presidente de Castilla-La Mancha y titular del PSOE en esa comunidad autónoma, Emiliano García-Page, abogó por un pacto de gobernabilidad a nivel nacional similar al alcanzado en su región entre los socialistas y la agrupación emergente de centroizquierda.

García-Page favoreció esa alianza, aunque puso en dudas un entendimiento con las asociaciones independentistas catalanas, varias de las cuales apoyaron a Podemos en las elecciones generales del pasado 20 de diciembre.

Precisamente, la formación emergente, liderada por el joven profesor universitario Pablo Iglesias, fijó entre sus condiciones para eventuales pactos que se permita la celebración de un referendo de autodeterminación en Cataluña.

El mandatario autonómico confesó estar muy satisfecho con la asociación con Podemos en el territorio castellanomanchego, según informó en un comunicado el gobierno regional.

Opinó que en el ámbito nacional existe una especie de efecto «boomerang» con la situación en Cataluña, el cual se terminó colando en los comicios de hace 10 días.

Los votos independentistas pueden terminar siendo determinantes en la estabilidad y formación del Gobierno español, enfatizó.

Subrayó que el acuerdo de investidura alcanzado con Podemos en Castilla-La Mancha se traducirá en los presupuestos más progresistas de toda la andadura democrática de ese territorio.

Un criterio similar al de García-Page fue exteriorizado por el diputado electo del PSOE por Guipuzcoa (País Vasco), Odón Elorza, quien se pronunció por una unión entre su partido y Podemos para la constitución de un ejecutivo progresista.

En declaraciones a la radioemisora Onda Vasca, Elorza desecho toda posibilidad de un pacto con el conservador Partido Popular (PP) de Rajoy, que en los comicios del pasado día 20 no logró la mayoría absoluta para mantenerse en el poder otros cuatro años.

Aludió así a la propuesta lanzada la víspera por el presidente del Gobierno en funciones de permitirle encabezar un ejecutivo de amplio espectro, lo cual implicaría el respaldo del PSOE y de la agrupación emergente Ciudadanos (centroderecha).

El también líder del PP, que en las elecciones consiguió 123 escaños -lejos de la mayoría absoluta de 176 asientos en el Congreso de Diputados-, sugirió que esa gran coalición contaría con el respaldo de más de 200 legisladores.

La suma de los escaños alcanzados por el PP (123), PSOE (90) y Ciudadanos (40) asciende a 263 parlamentarios.
Aunque quedó como segunda fuerza más votada, el PSOE es crucial para determinar si España se encamina hacia una nueva cita con las urnas o permite con su abstención o respaldo la investidura de Rajoy, pero los analistas ven improbables esas hipótesis.

Los socialistas tampoco parecen dispuestos a integrar una alianza con Podemos, que en su primera presentación en unos comicios generales obtuvo 69 escaños, y con otros partidos progresistas como Izquierda Unida.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas