Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La violencia en Estados Unidos afecta hoy más que nunca a la ciudad de Chicago, Illinois, donde 120 personas fueron víctimas de tiroteos en los primeros 10 días de 2016, señala el sitio digital Zero Hedge.

Incluso en medio de su campaña contra las armas de fuego y las órdenes ejecutivas que adoptó en días recientes, el presidente Barack Obama continúa ignorando la situación que existe en esta, su ciudad natal, un lugar que es exponente del problema que padece este país.

El texto añade que 19 personas murieron y otras 101 resultaron heridas en la urbe durante el mencionado período, cifra que triplica los afectados por esas acciones en igual etapa de 2015, durante la cual fallecieron por la misma causa nueve ciudadanos y otros 31 recibieron lesiones.

Por su parte, el vocero de la policía de la ciudad, Anthony Guglielmi, achacó el aumento de la violencia a los conflictos entre las bandas delictivas y a pesar de que las autoridades incautan cada vez armas que en otras ciudades, es mayor la cantidad de estos artefactos que llegan a los vecindarios cada día.

Está claro que necesitamos leyes estaduales y federales más fuertes para enfrentar esta situación, acotó Guglielmi.

La Administración Obama y los congresistas demócratas insisten en que el Congreso apruebe una nueva legislación para detener la creciente ola de violencia en la nación norteña, pero hasta la fecha no fue posible llegar a un acuerdo concreto en este asunto.

Al respecto, el 5 de enero Obama anunció un paquete de órdenes ejecutivas que se implementarán en las próximas semanas, para contrarrestar la inacción del Capitolio en el enfrentamiento a este flagelo.

El plan del jefe del Ejecutivo impone restricciones a la compraventa y tenencia de armamentos por parte de los civiles e incluye una decena de estatutos que no tienen que ser aprobados por el Legislativo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas