Internacionales

Beijing, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El primer ministro Li Keqiang aseguró a la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que China mantendrá una política monetaria prudente y una estrategia fiscal proactiva, divulgó hoy el Gobierno.

A través de una llamada telefónica este jueves, Li reconoció que la economía mundial, inmersa en profundos ajustes, permanece en una complicada situación, abrumada por una débil recuperación y crecientes incertidumbres.
Sin embargo, resaltó el interés surgido a escala internacional sobre la necesidad de promover el crecimiento, seguir adelante con la reestructuración e impulsar la cooperación.

Afirmó que la economía de China se ha integrado profundamente en la economía global, en medio de la desaceleración en el crecimiento y el comercio mundiales que enfrenta, y la acentuada volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Por ello aceptó lo difícil que fue para esta nación alcanzar un crecimiento medio-alto de 6,9 por ciento, un sólido empleo, ingresos y crecimiento mayores de los ahorros que el producto interno bruto y un firme mejoramiento del medio ambiente en el 2015.

Frente a la presión a la baja sobre la economía global y los profundos desequilibrios internos, China reforzará su determinación, enfrentará los desafíos y aprovechará el enorme potencial, la resiliencia y el espacio de maniobra de la economía nacional a través de una combinación de políticas, explicó.

En ese sentido detalló que al expandir la demanda agregada de forma apropiada, se buscará la reforma estructural, particularmente aquella enfocada en la oferta.

Li recalcó entonces que este Gabinete continuará ejerciendo una política fiscal proactiva y una estrategia monetaria prudente, promoverá la iniciativa de desarrollo impulsada por la innovación, y alentará el espíritu emprendedor a nivel masivo para fomentar el entusiasmo y la creatividad de los ciudadanos.

Todo eso ayudará a generar un nuevo y más fuerte impulso para el desarrollo y mejorará los motores tradicionales de crecimiento, lo que hará posible que China mantenga un constante crecimiento firme de su economía, dijo.

Por otra parte, aclaró a Lagarde que el gobierno chino no tiene la intención de impulsar las exportaciones por medio de la devaluación del Renminbi (RMB) (moneda nacional).

La realidad es que el tipo de cambio del RMB ha permanecido básicamente estable ante la cesta de divisas, subrayó.

De igual modo el primer ministro elogió el activo papel del FMI a lo largo de los años para impulsar el crecimiento y mantener la estabilidad financiera.

Por último se comprometió en nombre de esta Administración a progresar en el diálogo con el FMI y con otras instituciones internacionales sobre el desarrollo económico y las macropolíticas a fin de fortalecer la confianza del mercado.

Mientras, Lagarde expresó confianza en el firme crecimiento de la economía china a través de la aplicación de medidas efectivas como las macropolíticas, la reforma estructural, una coherente política del tipo de cambio y el impulso de la comunicación con el mercado.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas