Internacionales

La Habana, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Más de 20 países de la región reportan casos y se mantienen alertas ante la aparición del virus del zika, enfermedad trasmitida también por el Aedes aegypti, pero con supuestas consecuencias de malformaciones en fetos, éstas últimas aún por definir.

Un reciente comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta sobre la expansión del virus originado en el bosque de Zika en Uganda en 1947, que además de afectar hoy a Latinoamérica y el Caribe, está presente en África y Asia.

La propagación explosiva del virus a nuevas áreas geográficas con escasa inmunidad en las personas es motivo de preocupación, subrayó Margaret Chan, directora de la OMS.

De las 55 naciones que integran la región el zika se encuentra en Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guyana francesa, Guatemala, Guadalupe, Guyana y Haití, precisa la organización mundial.

También en Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, San Martín, Surinam y Venezuela.
La agencia destaca además la presencia en el continente del mosquito trasmisor que provoca además dengue y chikungunya en todos los países del continente con la salvedad de Chile y Canadá.

Se refiere el texto a un dato sensible, que mantiene en vilo a la comunidad científica sobre la aparición de malformaciones congénitas en fetos de mujeres embarazadas contagiadas con esta patología viral, sobre todo tras el brote del pasado año en Brasil, que conllevó al aumento de recién nacidos con microcefalia en el nordeste del país.

Es motivo de inquietud, sobre todo dado el posible vínculo entre las infecciones durante el embarazo y los niños nacidos con microcefalia.

Aún no se ha comprobado el vínculo causal entre la infección por el zika en el embarazo y la microcefalia, los indicios existentes son sugerentes y sumamente preocupantes, puntualizó Chan.

Agradezco a todos los países recientemente afectados la detección rápida del virus y la transparencia a la hora de notificar a la OMS, en línea con las regulaciones sanitarias internacionales, destacó la funcionaria.

No obstante, ante tal disyuntiva, varios países de la zona recomendaron la semana pasada a las mujeres que no se queden embarazadas en los próximos meses.

Pero también se especula de otras maneras de contagio. Si bien está claro que el Aedes transmite el zika, los ensayos de una transmisión por otras vías son de momento limitados.

Aunque se ha descrito un posible caso de transmisión sexual entre dos personas, se necesitan más pruebas para demostrar esa hipótesis, señaló la OMS.

Con síntomas similares al dengue, el zika tiene un periodo de incubación aproximado entre tres y 12 días, según describen los protocolos. Tras ese lapso aparecen los síntomas clásicos: fiebre de unos 39 grados Celsius, dolor de cabeza, erupciones maculopapulares, conjuntivitis, mialgias, artralgias, malestar y cefaleas, las cuales suelen durar entre dos y siete días.

Insiste la OMS como en todas las enfermedades en las medidas preventivas. Por el momento no hay vacunas ni tratamientos específicos, por lo que hay que estar vigilantes.

Los mosquitos y sus lugares de cría suponen un importante factor de riesgo de infección por el virus de zika. La prevención y el control dependen de la reducción del número de mosquitos mediante la eliminación de sus fuentes, subrayan.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas