Internacionales

Varsovia, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Miles de polacos salieron este sábado a las calles de esta capital para manifestar una vez más su oposición a las reformas aprobadas recientemente por el Gobierno, referidas a los medios de comunicación y al Tribunal Constitucional.

Por tercera ocasión en las últimas semanas, los ciudadanos se manifestaron con pancartas que llaman a defender la democracia, ante la amenaza que implican los cambios aprobados por el Ejecutivo del Partido Ley y Justicia (PiS), de tendencia ultraconservadora.

Las autoridades impulsaron y lograron validar una nueva ley de medios de comunicación que obliga a las entidades públicas a seguir la línea oficial, lo que implica un refuerzo de control gubernamental sobre la prensa.

El Ejecutivo también consiguió la aprobación de una reforma en el Tribunal Constitucional que podría provocar la paralización del principal órgano de justicia en el país, según las críticas emitidas por los detractores.

La regulación introduce cambios como requerir el acuerdo de dos tercios de los 15 integrantes de la entidad para poder aprobar cualquier fallo, en lugar de la mayoría simple demandada hasta ahora.

También exige un mayor quórum en las discusiones, al pasar de nueve a 13 los magistrados necesarios para llevar a cabo las sesiones.

Según los cuestionamientos, tales cambios harán casi imposible que el Tribunal consiga pronunciarse sobre temas claves a nivel nacional.

Las transformaciones despiertan preocupación a nivel regional, por lo que la Comisión Europea (CE) tiene previsto abordar la situación de Polonia durante una sesión planeada para la próxima semana.

Hace pocos días, la CE envió a Varsovia una carta en la que subraya la importancia de la libertad de prensa para la democracia.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, estimó que los sucesos en esta nación podrían compararse con un golpe de Estado.

El PiS llegó al poder después de desatar una fuerte campaña sobre una supuesta amenaza rusa y contra la gestión económica durante ocho años del gobierno de la Plataforma Cívica (PC), afectada por casos de corrupción.

De los 460 escaños del Parlamento, 235 son controlados por el PiS; la PC cuenta con 138; el movimiento Kukiz 15, con 42; los liberales con 28; y el Partido de los Agricultores, con 16.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas