Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente estadounidense, Barack Obama, confirmó que se reunirá el lunes con la Fiscal General Loretta Lynch para discutir opciones sobre la reducción de las muertes por armas de fuego en este país.

En su habitual discurso sabatino por radio e internet, el mandatario deseó a sus compatriotas un feliz año nuevo y destacó como los principales logros de sus siete años en el cargo la reducción sensible del desempleo, avances en los cuidados de salud y la independencia energética.

Pero el jefe de la Casa Blanca reiteró que “nuestra epidemia de violencia armada” sigue siendo una tarea pendiente, un asunto que no termina y prometió que dedicará más tiempo en su agenda en los próximos meses a luchar contra este flagelo, que causa al menos 90 muertos diariamente en Estados Unidos.

Recibo muchas cartas de padres, maestros y niños y no puedo dejar de hacer algo al respecto, también me llegan misivas de propietarios responsables de armas de fuego que lamentan junto a nosotros las tragedias que suceden.

Ellos comparten además la creencia de que la Segunda Enmienda constitucional garantiza el derecho a portar armamentos, añadió.

También piensan que podemos proteger ese derecho y a la vez evitar que individuos irresponsables y peligrosos tengan la posibilidad de ocasionar daños a escala masiva como sucedió en los últimos años, señaló.

La confirmación del encuentro con la Fiscal General se produjo un día después de que se conocieran informes sobre el esperado uso de acciones ejecutivas por parte del mandatario para imponer mayores restricciones a las armas de fuego cuando él regrese de sus vacaciones en Hawai.

En ese sentido, el diario The Washington Post informó la víspera que al parecer el centro de la medida está en la ampliación de las verificaciones de antecedentes de los posibles compradores, algo que no debe eximir a nadie.

De acuerdo con el rotativo, la actual interpretación de la Constitución es un concepto vago que permite a los vendedores de alto volumen transferir miles de armas de fuego sin verificaciones de antecedentes, sin hacer preguntas, dijeron fuentes citadas por el rotativo.

Una acción unilateral por parte de la Casa Blanca pudiera implicar un desafío legal por parte de los republicanos y de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), entidad que defiende los intereses de los productores y vendedores de dichos artefactos, y según el diario The Hill Obama tiene la clara intención de hacer de este tema uno de los más importantes con vista a las elecciones de noviembre próximo.

Tras la masacre en Newtown, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, que provocó la muerte a 20 niños y seis adultos, Obama impulsó varias iniciativas para imponer mayores restricciones a la compraventa de armas.

Sin embargo, la oposición republicana y los directivos de la NRA lograron detener sus propuestas en el Congreso.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas