Internacionales

Viena, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La fuerte caída de los precios del petróleo provocó contradicciones dentro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) que anunció una reunión extraordinaria en los próximos dos meses y luego desmintió el aviso.

El objetivo de la urgente convocatoria era analizar una nueva estrategia frente al descalabro del mercado petrolero que afecta, más que a nadie a los países altamente dependientes de esa materia prima, al ver caer sus ingresos, economías y divisas.

El ministro nigeriano de Recursos Petroleros, Emmanuel Ibe Kachikwu, que preside actualmente la OPEP, dijo en Abu Dabi que previsiblemente el encuentro sería en febrero o marzo.

Con antelación, el grupo había dicho que si el precio del barril bajaba de 35 dólares convocaría a una reunión extraordinaria, subrayó en la inauguración de un Foro de Energía en esa ciudad.

Pero el martes el precio del barril del petróleo de la OPEP bajó un 4,88 por ciento hasta llegar a los 27,07 dólares, el precio más bajo desde noviembre de 2003.

Según el presidente de la OPEP, la cita se destinaría a estudiar una nueva estrategia, aunque descartó que hubiera un avance sin la colaboración de los países productores no miembros del bloque.

No obstante, fuentes de la misma organización aseguraron que «no habrá reunión alguna antes de la prevista para el mes de junio», aunque confirmaron que se intensifican los contactos ordinarios para intentar estabilizar el mercado.

El valor del oro negro de la OPEP empezó a bajar con fuerza a comienzos de 2015 debido a la decisión del grupo de mantener su nivel de producción pese al exceso de oferta en el mercado.

A principios de este año, Ecuador, uno des sus miembros más pequeños, volvió a insistir en la posibilidad de reducir la producción del grupo, pero hasta ahora los integrantes más poderosos, con Arabia Saudita a la cabeza, han desoído las peticiones respaldadas también por Nigeria y Venezuela y mantienen como techo los 30 millones de barriles diarios.

Para el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, esa actitud es incomprensible e incoherente, y solo puede entenderse desde un punto de vista geopolítico.

La única explicación es que quieren perjudicar a Irán, Rusia, Venezuela y posiblemente a Ecuador, y beneficiar a Estados Unidos en un año preelectoral, aseveró Correa en diciembre pasado.

De acuerdo con el gobernante, si la OPEP decidiera reducir su producción en apenas un dos por ciento, los precios se recuperarían fuertemente.

Hoy el barril de light sweet crude (WTI), referente en Estados Unidos, ganó apenas cuatro centavos para venderse en 30,48 dólares, manteniéndose cerca de sus menores niveles en 12 años.

Mientras en Londres, el tonel de Brent bajó 55 centavos y se situó a 30,31 dólares, su menor precio desde febrero de 2004 y está nuevamente por debajo del crudo transado en Nueva York.

Con un retroceso de casi 20 por ciento desde comienzo del año debido a la persistente sobreoferta mundial, el crudo abrió en alza en ese mercado y llegó a ganar casi un dolar.

Sin embargo, cayó luego de que Estados Unidos divulgara su estado semanal de reservas con datos que fueron muy desfavorables, ya que aumentaron en 200 mil barriles y alcanzaron los 482,6 millones, informó el Departamento de Energía.

De acuerdo con los analistas, la industria petrolera enfrenta su peor crisis en tres décadas, oues las cotizaciones operan cerca de mínimos en 12 años de 30 dólares por barril, un desplome de casi un 70 por ciento respecto a junio de 2014.

Coinciden también en que el actual colapso causa estragos en la industria, decenas de miles de pérdidas de empleos, un alza de los impagos corporativos y un hundimiento en los precios de las acciones.

Al respecto, expertos petroleros de Wall Street creen que las cotizaciones se recuperarán a finales de 2016. Pero la realidad es que retroceden más -algunos dicen que, de hecho, es necesario- antes de rebotar.

Por ejemplo, Goldman Sachs asegura que el carburante podría ubicarse muy cerca de los 20 dólares por barril, algo que no ha sucedido desde 2002, para entonces forzar recortes significativos de producción.

Pero hay vaticinios más preocupantes, Standard Chartered considera que los valores del crudo pueden llegar a los 10 dólares, amparados por el exceso de oferta, el debilitamiento de la economía de China, la inestabilidad de los mercados bursátiles y la fortaleza del billete verde que encarece el barril para los tenedores de otras monedas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas