Internacionales

Ginebra, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La organización opositora con sede en Arabia Saudita Alto Comité Negociador (HNC) amenazó hoy con abandonar las recién instaladas aquí conversaciones con el Gobierno para buscar una salida política del conflicto en Siria.

El vocero Salem al-Meslet reiteró los condicionamientos del grupo, que hasta última hora puso en duda su asistencia a las pláticas indirectas que comenzaron el viernes con el encuentro entre el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, y la delegación de Damasco, liderada por el embajador sirio ante Naciones Unidas, Bashar Jaafari.

Según al-Meslet, el HNC se retirará del proceso si el Gobierno no deja de bombardear a los rebeldes y de asediar las localidades bajo su control, acciones calificadas por el portavoz de «crímenes contra la población».

La organización respaldada por los sauditas, que insiste en ser el único interlocutor opositor en el diálogo, aunque fueron invitados otros, sostuvo hoy en esta occidental ciudad suiza su primera reunión con de Mistura, después de arribar la víspera.

El gobierno sirio rechaza las acusaciones de generar una crisis humanitaria en el país levantino, sumido desde marzo de 2011 en un conflicto provocado por el cambio de régimen que occidente y sus aliados regionales, como Arabia Saudita y Turquía, tratan de imponer en Damasco, utilizando como punta de lanza a grupos armados.

De acuerdo con Jaafari, cuando se acusa al Gobierno de bombardear y asediar a su propio pueblo se ratifican el doble rasero y la manipulación imperantes en la crisis, a la cual la ONU atribuye más de 250 mil muertos y 11 millones de desplazados internos y refugiados.

Toda Siria está en realidad sitiada por la agresión extranjera, las sanciones económicas y el terrorismo que siembran los grupos apoyados desde el exterior, advirtió hace unos días en Nueva York.

El proceso instalado aquí el viernes es considerado por de Mistura un diálogo de aproximación, porque las partes no se sentarán en una misma mesa, hasta que existan condiciones para ello.

Poco antes del inicio de las pláticas por separado, el encargado de prepararlas adelantó negociaciones bien complejas con una duración de alrededor de seis meses, con frecuentes posicionamientos y obstáculos «que no deben sorprender ni desanimar a nadie».

Sin embargo, insistió en un video mensaje en la importancia de no desaprovechar la oportunidad de resolver el conflicto mediante la vía política, en aras de detener el sufrimiento del pueblo sirio.

Las conversaciones responden a la resolución 2254 del Consejo de Seguridad, una iniciativa adoptada el mes pasado, la cual incluye el comienzo del diálogo en enero y el acompañamiento al mismo con un alto el fuego, pasos previos a la elaboración de una nueva Constitución y la celebración de elecciones.

Se espera que las primeras dos o tres semanas de las negociaciones se centren en el cese de las hostilidades, el combate al terrorismo, en particular contra el Estado Islámico y la facilitación de la ayuda humanitaria a los civiles, según de Mistura.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas