Internacionales

Madrid, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, declinó el ofrecimiento del rey Felipe VI de someterse a la investidura como aspirante a un nuevo mandato de cuatro años, informó la Casa Real.

En un comunicado, el Palacio de la Zarzuela explicó que durante la entrevista mantenida este viernes con Rajoy, el monarca le propuso ser candidato a la jefatura del Ejecutivo, en su condición de líder de la fuerza más votada en las elecciones del pasado 20 de diciembre.

«Don Mariano Rajoy Brey ha agradecido a su Majestad el Rey dicho ofrecimiento, que ha declinado», reza el texto.
Aunque resultó la agrupación con mayor número de votos en los comicios de diciembre, el conservador Partido Popular (PP) obtuvo 123 escaños en el Congreso de los Diputados, lejos de los 176 establecidos como mayoría absoluta para gobernar.

Rajoy no contaba con los apoyos necesarios para superar una sesión de investidura, luego que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), segunda agrupación en el Congreso con 90 asientos, rechazó respaldar su reelección.

Tras el paso al costado del presidente del Gobierno saliente, Felipe VI iniciará el próximo miércoles una nueva ronda de consultas con los partidos políticos representados en la Cámara baja.

La Constitución española establece que al rey le corresponde designar candidato a la presidencia del Gobierno, previa consulta con los dirigentes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria.

No estoy en condiciones de presentarme a la investidura, porque no sólo no tengo todavía una mayoría de votos a favor, sino que además tengo una mayoría absoluta acreditada de votos en contra, dijo Rajoy tras el anuncio de la Casa Real.

Reconoció que la propuesta lanzada este viernes por el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, de constituir un ejecutivo alternativo al PP junto al PSOE e Izquierda Unida, destrozó todo atisbo de estrategia que tuviera en este momento.

Durante una rueda de prensa, el aspirante a un segundo mandato descartó presentar su candidatura sin apoyos con la excusa de que, de esa manera, correría el plazo de dos meses que marca la carta magna para elegir gobernante antes de convocar nuevas elecciones.

A partir de la primera sesión de investidura empiezan a correr los dos meses reglamentarios para tener un nuevo inquilino en el Palacio de la Moncloa (sede del poder central) y evitar la celebración de otros comicios.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas