Economía

Los financiamientos a bajo costo para las actividades agropecuarias han impulsado la rentabilidad de los productores al tiempo de garantizar la seguridad alimentaria, característica de los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana, en este tramo encabezado por Danilo Medina con un amplio respaldo popular.

En la actual gestión, los créditos al campo concedidos por el Banco Agrícola ya superan los 51 mil millones de pesos, y se proyectan aplicar otros 20 mil millones sobrepasando los 18 mil millones proyectados en cartera.

Para ilustrar el impacto de las iniciativas presidenciales en el financiamiento al sector rural, el administrador general del BAGRICOLA, Carlos Segura Foster, explicó que a la llegada del PLD al poder en 1996, la tasa de interés promediaba el 30%’ pero en el gobierno de Hipólito Mejía (2000-2004) remontó al 42%.

Con el regreso del presidente Leonel Fernández la tasa promedio se redujo a 18%, y al llegar Danilo, la bajó al 12%. En la actualidad, es de 10% para lo que es la producción de alimentos (Seguridad Alimentaria) y 5% en los proyectos enfocados a la mitigación de la pobreza.

Política agropecuaria

El diseño de la política agropecuaria en marcha se ha basado en tres ejes fundamentales:

– Asegurar el aumento de las agro exportaciones.
– La seguridad alimentaria.
– Mitigación de la pobreza.

Adicionalmente, se contempló el desarrollo de capacidades para alimentar a 10 millones de turistas y satisfacer la demanda de la población de haitianos que está en el país o en el vecino territorio.

Del esquema también surge el Banco de Fomento a las Exportaciones –BANDEX- creado por ley, cuyos reglamentos están elaborados y en fase de implementación.

Tecnología y productividad

El administrador de BAGRICOLA entiende que el PLD es un partido que ha transformado a la República Dominicana porque tiene una idea clara de lo que necesita la sociedad.

Por eso también se ha sido priorizado la aplicación de modernas tecnologías que inciden significativamente en una mayor productividad, ayudando a superar dificultades tan severas como la sequía, hacen más eficiente la siembra, el riego, la cosecha y manejo de los productos.

Segura Foster recuerda que todos los años morían cientos de cabezas de ganado en la Línea Noroeste por la falta de agua y alimento, lo cual ha sido enfrentado con financiamiento de sistemas de riego por bombeo movido con energía solar, que además de agua, permite la siembra de forraje. A este renglón inicialmente se destinaron 350 millones de pesos provenientes de la reducción del encaje legal.

Pese a la sequía se logró una mayor productividad.

Los invernaderos

Con la veda a las exportaciones hacia Estados Unidos, que afectó unos 100 mil metros cuadrados de invernadero, fue preciso buscar otros mercados que deben ser abastecidos, al igual que los habituales importadores estadounidenses ahora exentos de la restricción ocasionada por la presencia de la llamada mosquita del Mediterráneo.

Nosotros hemos pasado de 4 a más de 10 millones de metros cuadrados de instalaciones para cultivar en ambiente controlado y afrontar la creciente demanda local e internacional, expresa el administrador del BAGRICOLA.

Seguro agropecuario

La protección contra eventualidades climáticas, o de otra naturaleza es un factor adicional para la tranquilidad de los productores.

Con una cobertura subsidiada por el gobierno, los agricultores tienen la garantía de una adecuada y rápida compensación para seguir en su labor productiva, a través de la Aseguradora Nacional Agropecuaria –AGRODOSA-.

Derrame económico

El administrador Segura Foster, al destacar los múltiples beneficios de la política económica del presidente Medina, cita como ejemplo que los dos principales suplidores del Programa de Alimentación Escolar son cooperativas de productores como la Asociación de Ganaderos de Monte Plata, que suple más de 120 mil raciones diarias, y la Asociación de Ganaderos del Sur, que tiene una asignación similar.

Al concluir el mes de enero, los financiamientos del Banco Agrícola superan los 50 mil millones de pesos para la producción de alimentos, informó.

Carlos Segura Foster precisó que el monto no incluye los recursos provenientes del Banco de Reservas, ni de la Fundación Banreservas, ni de FEDA –Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario-.

Eficiencia

En el año 1996, al llegar al gobierno el PLD, la cartera del BAGRICOLA era de apenas 3 mil millones de pesos, con una morosidad de 50%.

Al día de hoy, tras un proceso de continua mejoría, la cartera monta los 18 mil millones, y la morosidad se reduce al 8.45 %, evidenciando una significativa mejoría en cantidad y calidad.

Similar comportamiento ha tenido la participación de BAGRICOLA en la oferta financiera agropecuaria global, pues de apenas el 20% en 1996, ahora resume el 51% del total.

El BAGRICOLA es una entidad con presencia en toda la geografía dominicana, a través de 32 sucursales, 28 oficinas de negocios, y sus agentes de crédito, trabajando en base a un esquema que permite responder todas las solicitudes de financiamiento en un plazo no mayor de 21 días para el primer desembolso, apuntó Segura Foster al ser entrevistado en el espacio Diario de Cuatro, que producen Mozart Delancer, Orion Mejía, Héctor Tineo y Pedro Caba.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas