Internacionales

Roma, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO), se sumó hoy a los esfuerzos globales por frenar la expansión del zika, con un llamado a intensificar el control del vector trasmisor.

El virus del Zika se transmite a los seres humanos principalmente por los mosquitos Aedes y una medida fundamental para combatir su propagación es intensificar el control de las poblaciones de mosquitos en las zonas afectadas y aquellas en riesgo, señaló en un comunicado difundido en su página web.

Firmado por el director general José Graziano da Silva, el texto señala que la organización, con sus recursos y experiencia, está dispuesta a hacer lo que le corresponda frente a esta emergencia, que sigue evolucionando.

Señaló en otro momento la necesidad de aunar voluntades globales. Con el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sistema de las Naciones Unidas está movilizándose para ofrecer una respuesta coordinada para minimizar la amenaza, subrayó.

Reflexionó sobre los riesgos para la salud humana del uso inadecuado de productos químicos, destinados a controlar el vector.

Como organización líder de las Naciones Unidas para la sanidad animal y el control de plagas, la FAO puede ayudar a los países afectados con intervenciones específicas, al tiempo que garantiza que las personas y el medio ambiente no ven amenazada su salud ni se enfrentan a otros riesgos.

Insistió además en que si es necesario el uso intensivo de insecticidas, es esencial que se haga con gran cuidado para garantizar la inocuidad para los seres humanos y para proteger la cadena alimentaria de cualquier contaminación.

Recordó que existen otras maneras de combatir la propagación de este virus, que afecta ya a varios continentes, sobre todo en Latinoamérica, África y Asia.

Una posible solución a largo plazo es la técnica del insecto estéril que se ha desarrollado en el Programa Conjunto FAO-OIEA de Técnicas Nucleares en la Alimentación y la Agricultura.

Se trata, explicó, de una forma de control de plagas que utiliza la radiación ionizante para esterilizar plagas de insectos machos, que son producidos en masa en instalaciones especiales de cría, técnica utilizada con éxito en todo el mundo durante más de 50 años.

La FAO puede contribuir con estas y otras medidas. «El costo humano de esta emergencia es potencialmente devastador y tenemos que trabajar en estrecha colaboración para garantizar que queda bajo control», resaltó.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas