Internacionales

La Habana, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El patriarca Kirill y el papa Francisco esperan que el mundo escuche el llamado a favor de la paz realizado durante su histórico encuentro en Cuba, según manifestó el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

En los momentos finales de una divina liturgia que ofició en La Habana, Kirill calificó de acontecimiento muy importante para la historia del cristianismo universal la reunión mantenida el pasado viernes con el Sumo Pontífice «en un ámbito fraternal y de amor».

«A pesar de las diferencias teológicas que siguen existiendo entre los católicos en Occidente y los ortodoxos en Oriente, entendemos nuestra responsabilidad conjunta por lo que sucede en el mundo», afirmó el Patriarca de Moscú y de toda Rusia.

Tenemos la responsabilidad de que haya paz en nuestro planeta, de que los seres humanos con todas sus diferencias políticas y económicas aprendan a vivir en paz, y que ningún conflicto de la política exterior lleve a alguien a usar la fuerza para triunfar sobre los demás, agregó.

Sobre los planteamientos salidos de la primera reunión en la historia entre los líderes de la Iglesia Católica y la Ortodoxa Rusa, dijo saber que están apelando a una imagen ideal.

Pero si no hay ideales, no hay valores, por eso hemos hecho un llamamiento conjunto a los cristianos y a todo el orbe para ir unidos hacia ese objetivo y esperamos que el mundo nos oiga, sostuvo.

En su alocución, Kirill también reconoció a Cuba por ser escenario del trascendental acontecimiento, el cual concluyó con una declaración conjunta de 30 puntos en la cual los primados abordaron la actualidad política y religiosa del planeta.

Cuba es un país heroico y lo que sucedió en el Aeropuerto Internacional José Martí (sede del encuentro) de La Habana, supone un detalle extraordinario para la isla de libertad, destacó.

Deseo el bienestar y la prosperidad del pueblo cubano, la elevación y el desarrollo espiritual y material, agregó ante el presidente Raúl Castro, otras autoridades de la isla, y fieles y no creyentes que asistieron a la Catedral Nuestra Señora de Kazán para escuchar su mensaje.

Al término de la ceremonia religiosa, el Primado partió hacia la terminal aérea de esta capital para continuar viaje hacia Paraguay, próxima parada de una gira latinoamericana que concluirá en Brasil el próximo 22 de febrero.

La divina liturgia de este domingo fue la última actividad de una amplia agenda que, además de la cita con Francisco, incluyó conversaciones oficiales con Raúl Castro y una visita de cortesía al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Durante su estancia, Kirill recibió la Orden José Martí, la más alta condecoración que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba, y colocó sendas florales al Héroe Nacional de la isla José Martí y al soldado internacionalista soviético.

Además, efectuó una conmovedora visita a la escuela de educación especial Solidaridad con Panamá, a la que calificó como un sitio sagrado, donde los niños sirven de ejemplo a los demás.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas