Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El magnate Donald Trump dominó las primarias republicanas en South Carolina, donde el ex-gobernador Jeb Bush abandonó la carrera por la candidatura roja a la presidencia de Estados Unidos.

Con el escrutinio completado, Trump acumulaba un tercio de los votos (32,5 por ciento) en el llamado Estado Palmetto, 10 puntos porcentuales por delante de los senadores Marco Rubio (Florida) y Ted Cruz (Texas).

A su vez, Bush fue incapaz de extender una dinastía familiar que incluye dos presidentes (su padre George y su hermano George W.), y se retiró de las primarias tras advertir que el candidato debería ser un servidor, no el amo.

Trump archivó así su segunda victoria al hilo en primarias, tras imponerse en New Hampshire la pasada semana, luego de ser superado por Cruz en el Caucus de Iowa, primera parada en la lucha por la candidatura del Grand Old Party (GOP).

«No hay nada fácil en presentarse a presidente. Es duro, es agresivo, es cruel. Es despiadado. Es hermoso, cuando uno gana es hermoso», declaró el multimillonario, cuya campaña está marcada por su retórica polémica y populista.

«Esto se ha convertido en una carrera a tres», comentó a su vez Rubio, quien se repuso en South Carolina de sus mediocres resultados en los estados previos, aunque Cruz se considera el único capaz de derrotar a Trump.

Los analistas coinciden en que el respaldo a Trump obedece a la insatisfacción mayoritaria por la gestión de los políticos tradicionales, al punto que se llega a respaldar lo políticamente incorrecto o supuestamente anti-sistema.

Pese a recibir menos del 10 por ciento de los votos, el gobernador de Ohio John Kasich y el neurocirujano Ben Carson siguen en la carrera presidencial, con toda su fe puesta en las votaciones de marzo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas