Opinión

Coincidencias en pensamientos de Bosch y Menchú

A propósito de conmemorarse el pasado primero de noviembre el 15 aniversario del fallecimiento del Profesor Juan Bosch y de la visita, en esa misma semana, de Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992, a la República Dominicana; queremos referirnos a los valores, actitudes y convicciones que ambos líderes han asumido como políticos y humanistas.

La vida de Bosch fue marcada cuando siendo apenas un niño se produjo la intervención Norteamérica en 1916, lo que despertó en él un profundo sentimiento patriótico y de amor a su patria. Mientras que Rigoberta, junto a su familia, sufrió las atrocidades de la guerra civil guatemalteca (1962-1996), en la que miles de indígenas fueron apresados, torturados y asesinados, lo que hizo florecer en ella el deseo de paz y de justicia social.

Bosch, desde muy pequeño, tuvo contacto con las clases más desposeídas, los campesinos dominicanos. Observó su cruda realidad, lo que despertó su conciencia social y motivó sus primeras denuncias a través de sus cuentos, para posteriormente convertirse en un maestro del realismo social, el cual es reconocido en Latinoamérica.

Rigoberta, siendo una infante, trabajó en fincas cafetaleras y padeció en carne propia la explotación, la exclusión y las iniquidades de que eran víctimas los indígenas y campesinos de su país.

Tanto Bosch como Rigoberta, iniciaron en plena juventud su lucha en contra de férreas tiranías que se prolongaron por varias décadas: en República Dominicana, la de Trujillo; y en Guatemala con las dictaduras militares.

Ambos fueron víctimas de persecuciones políticas y de injustos apresamientos. Los dos recurrieron al exilio: Bosch por 23 años (1938-1961) y Menchú durante un lustro (1983-1988), para poder salvar sus vidas y seguir con sus luchas incesantes en procura de liberar a sus pueblos y conducirlos por el camino de la paz.

Durante sus vidas como exiliados políticos recorrieron el mundo denunciando las atrocidades de los regímenes dictatoriales que gobernaban sus países, logrando prestigio nacional e internacional y el respeto de quienes les conocían.

Los dos fueron candidatos a la presidencia en sus tierras natales, llegando Bosch a ocupar la presidencia en 1963, quien fue derrocado siete meses más tarde, debido a sus ideas progresistas, basadas en la paz, la igualdad y la justicia social.

El Maestro Bosch siempre trabajó por el desarrollo de la conciencia social de su pueblo, para que gobernantes y gobernados pidieran vivir en un país con justicia por encima de los intereses particulares. Trabajaron para lograr sociedades libres y formar políticos dispuestos a servir a sus pueblos.

Queremos concluir recordando algunas expresiones de Bosch, muy vinculadas al contenido de este escrito: “La libertad es un bien que no puede ponerse en peligro por debilidades, y el aire de la libertad se contamina de sutiles venenos allí donde en su nombre se permite que florezca la villanía. La energía no tiene porqué ser arbitraria; pero si tuviera que ser excesiva en la formación de una conciencia social sensible a lo bello, rebelde a la grosería y a la maldad, es preferible padecer su exceso a sufrir el despotismo hamponesco de las tiranías, que en gran medida se alimentan de esa ausencia de sensibilidad social y en la incapacidad para rebelarse ante lo feo y lo malo”.

Menchú es la Premio Nobel más joven, reconocida por su lucha por la justicia social y reconciliación etnocultural, basado en el respeto a los derechos de los indígenas, su lucha pacifista y tenaz le mereció el respeto de la comunidad internacional y de su pueblo, logrando establecer un movimiento tan fuerte que contribuyó a la instauración de la democracia guatemalteca. En esta misma dirección afirma: “La paz no es solamente la ausencia de la guerra, mientras haya pobreza, racismo, discriminación y exclusión difícilmente podremos alcanzar un mundo de paz”.

Ambos personajes han sido reconocidos en múltiples ocasiones por sus obras como humanistas y políticos, pero todos sabemos que para ellos lo importante ha sido conocer, amar y servirle a sus pueblos y ser personas de bien; para ellos, tal como señaló el Profesor Juan Bosch, “los honores, los bienes reales, la nombradía, la gloria, nada de eso significa nada”.

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas