Opinión

Enhorabuena, COE- DICOM-AMET-MOPC-9-1-1

El gráfico evolución de la siniestralidad vial durante las fiestas de Pascuas y Navidad indica que de los últimos siete años, en el 2016 se verifica la más baja tasa de muertes in situ, con registro de 13 víctimas mortales por incidentes de tránsito.

Fue en 2013 cuando se reportó el mayor número, 28 fatalidades, siendo el promedio anual desde el 2010 a la fecha, 24.7 decesos en el lugar de la tragedia.

La reducción del 2016 respecto al 2015 es de un 35%, pero el decrecimiento en el período en cuestión (2010-2016) es de 27.8%.

Cuando se trata de un estudio objetivo, con fines de tomar en cuenta los resultados para toma de decisiones oficiales, habría que ver las muertes por la misma causa posteriores a los hechos, como también la cantidad de recursos utilizados, las circunstancias ambientales, económicas, etc.

En el gráfico también observamos un alza sin precedentes en las cifras, tanto de lesionados como de siniestros.

Ello hace pensar que un porcentaje significativo de heridos graves no tendrán la suerte de seguir viviendo, requiriéndose crear un sistema de seguimiento capaz de determinar esta variable, a los fines de estimar la verdadera tasa de óbitos por cada cien mil poblador, como también la tasa de mortalidad proporcional por incidentes de tránsito, lo cual relacionaría la eficacia del funcionamiento de nuestros centros hospitalarios para que también estos sean mejorados.

No cabe dudas que la situación se tornaría mucho peor sin el sistema de gestión interinstitucional liderado por el COE, a lo que habría que agregar la eficiencia del Sistema de Emergencia 9-1-1, aunque sólo está funcionando en pocas localidades del país.

Los lesionados por traumas de tránsito se elevaron en más del doble este año con relación al anterior, mientras que los casos con víctimas aumentaron un 115.3%, o sea, más del doble. Lo que hace suponer que los indicadores finales serán superiores a los años precedentes.

Esta es una razón por la que abogamos por un Observatorio de Datos especializado de Seguridad Vial, que dependa del organismo rector de la Seguridad, sin la influencia de elementos perniciosos a los resultados.

Obviamente, las variables que hoy se manejan obedecen a factores particulares a tener en cuenta a la hora de un análisis más pormenorizado.

Sin embargo, las labores preventivas de la Dirección General de Comunicación de la Presidencia, AMET y el Ministerio de Obras Públicas en el operativo decembrino, pueden ser consideradas buenas, provechosas y oportunas al evaluar los resultados.

Otro elemento recomendable, es elaborar un registro de datos homologados que no permita dudas al momento de la recogida e interpretación de las informaciones y que los mismos estén históricamente a la disposición del público.

También convendría que las medidas a implementarse en el futuro sean diseñadas en base al análisis histórico de los datos.

Noticias Relacionadas