Hablan los hechos

La solución definitiva al problema del vertedero de Duquesa debería significar el fin de un problema confrontado en todo el territorio nacional desde hace muchos años, que radica no en la recogida de la basura de los municipios, sino en el destino final que debe dársele a los desechos sólidos.

El planteamiento es hecho por un ingeniero civil especialista en Hidráulica Sanitaria, miembro de la Comisión de Protección ambiental, regidor del Distrito Nacional en dos períodos consecutivos: 86-90 y 90.94, y quien ha debido viajar a varios países a relacionar su experiencia en la materia.

Se trata del ingeniero Ignacio Ditrén, quien tiene un amplio conocimiento del nacimiento, trayectoria y antecedentes del vertedero de Duquesa, establecido luego de otros tres intentos fallidos por consolidar un depósito de basura para el otrora Distrito Nacional dividido luego en la capital y su provincia, definitivo ahora como el Gran Santo Domingo.

Ese depósito que requería la capital del país, ensanchándose cada vez más, se inició en las inmediaciones al Cachón de la Rubia, Cerca de Haina y también en Guaricano, hasta que finalmente, para resolver la situación, durante la gestión del síndico Rafael (Fello) Suberví Bonilla, por disposición del gobierno central se les prestaron los terrenos donde funciona el vertedero Duquesa.

Este relato hecho por Ditrén explica que en algún momento debió acudir al Congreso Nacional, comisionado para dilucidar la problemática que se presenta con el destino final de los desperdicios.

Solucionar y aprovechar

“En el país existen 158 ayuntamientos, y con los Distritos Municipales, llegan a 392 las entidades que manejan depósitos de basura, y podrían pasar de 400, porque en ocasiones tienen más de un lugar para esos fines, y lo primero que recomendamos es que, lejos de ver esto como un problema, que el gobierno central lo maneje como una oportunidad”.

El especialista en Hidráulica Sanitaria explica que en todo el territorio nacional se podrían reducir a no más de 20 los vertederos regionales, que funcionen no como botaderos de basura a cielo abierto, sino que se conviertan en productores de energía eléctrica y de una gran cantidad de subproductos como papel reciclado y cartón, en lugar de apartar botellas, hierro y otros artículos de manera artesanal.

Reveló que durante una visita a Toronto. Canadá, pudo apreciar la oferta de una planta de fabricación filipina que se instalaría en algo menos de dos años, para producir un promedio de 200 megavatios de energía eléctrica, con una cantidad de basura igual a la que maneja Duquesa, que son 3 mil toneladas diariamente.

“Lo ideal es trabajar en lo del relleno sanitario –agregó Ditrén- pero mientras se completa un proyecto de esa naturaleza, a mi lo que me gusta es (con la falta de energía eléctrica que tenemos) convertir la basura en energía, que en menos de dos años eso está resuelto”.

Además se tendría la producción de abono que bien puede utilizarse en nuestro cacao orgánico, “porque la basura está llena de riqueza, todo eso es dinero, sólo hay que preparar el reciclaje, en lugar de seguir haciendo las cosas de manera artesanal e individual.

Observó que mientras en algunos países desarrollados se compra la basura, aquí no sabemos qué hacer con ella; y en el Congreso duerme el sueño eterno un viejo proyecto que procura crear el esquema para el manejo de los desechos sólidos.

“El vertedero de Duquesa es problema que puede convertirse en una gran solución para el país”, porque con la reconversión de la basura se elimina la contaminación que con su lixiviado provoca al río Isabela, a través de un arroyo que desemboca en el afluente.

Salida de Lajún

Antes de que la empresa Lajún Corporatión asumiera el manejo de la basura en Duquesa, en el lugar se habían instalado unos tubos que fueron acondicionados con mallas de gallinero para la desocupación del gas metano, porque servían como canales de estabilización, “sin embargo nada de eso tiene ahora, lo que indica que allí se ha retrocedido”, según Ditrén.

Por esa razón el especialista en Hidráulica Sanitaria, también titular de la Secretaría de Asuntos Municipales del Partido de la Liberación Dominicana, PLD, sostuvo que las autoridades tienen que asumir el control del vertedero, toda vez que Lajún tampoco permanece en el lugar con una justificación transparente.

En su opinión, “desde el primer encontronazo que tuvo Lajún con el anterior síndico de Santo Domingo Norte, Francisco Fernández, esa empresa debió ser desalojada, porque como se ha demostrado, si algún título de propiedad tiene de esos terrenos, lo adquirió de manera fraudulenta, ya que esos predios se prestaron para que allí funcionara el vertedero durante la sindicatura de Fello Suberví”.

Planteó Ditrén que del 10 por ciento que existe aprobado por Ley para la atención a la municipalidad (y del que sólo se entrega un 3 por ciento) se destine un UNO POR CIENTO para la preparación de los Vertederos Regionales, con la producción de energía y otros subproductos, pero quitando de ahí al sector privado.

“Si con el 3 por ciento que les dan a los cabildos están saliendo mas de 16 mil millones de pesos, con el uno por ciento podría contarse con mas de cinco mil millones de pesos para esos vertederos regionales”, enfatizó.

Salud Pública y Medio Ambiente

Los Ministerios de Salud Pública y Medio también han emplazado a la empresa que maneja el vertedero de Duquesa, para que se ajuste a las normas, porque tanto la salud de los residentes del Gran Santo Domingo como el medio ambiente, se han visto afectados por la irresponsabilidad de Lajún Corporation.

Altagracia Guzmán Marcelino, de Salud, y Francisco Domínguez Brito, de Medio Ambiente, en rueda de prensa conjunta condenaron acremente la negligencia de la empresa Lajún, y la acusaron de provocar insalubridad en el municipio donde se encuentra, con el mal manejo de los desechos sólidos.

También anunciaron su decisión de solicitar al Ministerio Publico investigar las condiciones legales en que la empresa ocupa los terrenos de Duquesa, y no ocultaron sus deseos de que el vertedero pase a una administración oficial, en lugar de estar bajo control de una empresa privada.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas