Hablan los hechos

El pasado martes 18 de este mes, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, arribó a la República Dominicana y se reunió con el presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Leonel Fernández, en la sede de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), que preside el expresidente de la República. Aunque en el encuentro se abordaron distintos temas para contribuir al fortalecimiento institucional de la región, lo que generó expectativas en la opinión pública, fue el relativo a la crisis que vive Venezuela.

“Es preferible dialogar ahora y evitar derramamiento de sangre y sufrimiento del pueblo, a dialogar después de que muchos venezolanos pierdan la vida”.

El hecho de que el secretario general de la OEA haya decidido venir al país para consultar con Fernández sobre “las distintas vertientes de la crisis venezolana”, es una prueba que la única salida posible a la crisis es lo planteado por el líder político dominicano, el diálogo entre las partes en conflicto.

La visita ocurre en un momento de recrudecimiento de la crisis política en Venezuela, donde tanto el gobierno como la oposición han hecho manifestaciones masivas en las calles de Caracas. El expresidente de la República, junto a los también expresidentes, José Luis Rodríguez Zapatero, de España y Martín Torrijo, de Panamá, en una misión de observación que le encomendó la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Hasta el momento, el líder político dominicano ha sostenido que la única vía de solución a la crisis venezolana es el diálogo. “Es preferible dialogar ahora y evitar derramamiento de sangre y sufrimiento del pueblo, a dialogar después de que muchos venezolanos pierdan la vida”, se ha comentado que ha planteado el expresidente dominicano a las partes en conflicto en el país suramericano.

La propuesta del diálogo para solucionar la crisis venezolana, también ha sido la agenda de la comisión de Unasur, y así lo declaró su coordinar, José Luís Rodríguez Zapatero, cuando iniciaron las gestiones en mayo del 2016. “Voy a pedir a la comunidad internacional que respalde este objetivo de un gran diálogo nacional”, declaró en ese entonces el expresidente del gobierno español.

La historia da la razón a Fernández

Los grandes conflictos en el mundo terminan gracias al diálogo. El ejemplo más reciente es el de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) que luego de medio siglo de rebeldía, lograron un acuerdo de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, firmado el 26 de septiembre del 2016. Otro ejemplo es la Primera Guerra Mundial, que llegó a su fin, luego de 6 años y un 1 día (1 de septiembre de 1939 al 2 de septiembre de 1945), con la firma del Tratado de Versalles firmado por más de 50 países, luego de seis meses de negociaciones entre las naciones en pugna.

La capacidad mediadora del expresidente Fernández está más que probada, y como muestra basta recordar algunos acontecimientos de la historia reciente. En el 2008, se generó una grave crisis diplomática entre Colombia, Ecuador, Venezuela y Nicaragua. El conflicto coincidió con la Cumbre del Grupo Rio, que ese año tuvo como sede a Santo Domingo y cuando los presidentes de esos países llegaron a la República Dominicana para participar del cónclave, el ambiente era de tensión total.

Sin embargo, gracias a la mediación del entonces presidente Fernández, que en medio de una de las reuniones de la Cumbre tomó la palabra para llamar a la armonía y la conciliación entre esos pueblos, y así se evitó que la crisis entre esas cuatro naciones se ahondara. Al finalizar ese evento, el presidente de Ecuador, Rafael Correa declaró a Santo Domingo como la capital de la paz.

De hecho, la ex secretaria de Estado de los Estados Unidos Hillary Clinton, durante su gestión reconoció la capacidad de Fernández para mediar al calificarlo como un “intermediario válido” entre los líderes de la región.

Fernández también intervino en Honduras, luego de la crisis política que se generó en esa nación por el golpe de Estado militar que sacó de la Presidencia a Manuel Zelaya, en junio del 2009. El gobierno de Fernández le otorgó asilo político a Zelaya y en ese momento, el expresidente hondureño le pidió “que usara toda su influencia y prestigio ante la OEA y los Estados Unidos para lograr el retorno al gobierno”.

Más recientemente, quien ha ocupado tres veces la presidencia de la República Dominicana, en el 2010 recibió el encargado del expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, para que iniciara los contactos de mediación que permitieron retomar las relaciones diplomáticas y comerciales entre los Estados Unidos y Cuba, luego de 50 años de enemistad.

De hecho, la ex secretaria de Estado de los Estados Unidos Hillary Clinton, durante su gestión reconoció la capacidad de Fernández para mediar al calificarlo como un “intermediario válido” entre los líderes de la región. En el 2009, durante una visita de la Secretaria de Estado Norteamericano Hillary Clinton al país, solicitó al presidente Fernández asumir una posición de mediador entre EE.UU. y los países latinoamericanos, a los fines de lograr que se estableciera una relación de amistad y mayor acercamiento.

Detalles el encuentro en Funglode

El encuentro entre Fernández y Almagro, que inició aproximadamente a las 9:10 de la mañana y que duró cerca de dos horas, se realizó en el marco de un desayuno ofrecido por el exmandatario. A la reunión, asistieron además, el secretario de Asuntos Políticos de la OEA, Francisco Guerrero; el jefe de gabinete del secretario general, Gonzalo Konke; el exvicepresidente de la República Dominicana, Rafael Alburquerque; el exministro de Interior y Policía en los gobiernos de Fernández, Franklin Almeyda y el director ejecutivo de Funglode, Marco Herrera.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas