Nacionales

Al especialista en seguridad vial, ingeniero Mario Holguín, le preocupa el vacío que obstruye la aplicación de la nueva ley sobre el tema, la movilidad, el tránsito, y el transporte.

Holguín deploró la ausencia de los profesionales del derecho en este nuevo escenario, por lo que significa una ley de esta magnitud para las generaciones presentes y futuras, cuando hablamos de estrategia de desarrollo, desarrollo sostenible y de cambios climáticos.

En casi 19 años no hemos logrado a plenitud que se comprendan por lo menos sus fundamentos, difundidos a través de centenares de artículos publicados, una veintena de libros, fascículos y portales, con una fundación no lucrativa, indicó.

Holguín entiende necesario el ordenamiento jurídico sobre el desplazamiento humano para preservar la vida, la salud y los bienes ciudadanos, punto en el que no debemos desenfocarnos, porque ninguna iniciativa tiene sentido si el factor humano no está primero.

Citó que la nueva legislación toma en cuenta la movilidad, transporte terrestre, tránsito y la seguridad vial entre los principales problemas económicos, sociales y de salud, por la gran cantidad de incidentes con pérdidas de vidas, traumas, heridas y daños materiales, definiéndolo como el principal justificativo de la Ley.

Recordó que por las políticas ineficientes aplicadas hasta ahora, tenemos una evolución siempre ascendente de la curva de mortalidad por siniestros de tránsito.

El ingeniero Mario Holguín también se refirió al Observatorio Permanente de Seguridad Vial, creado bajo la dependencia del INTRANT –Instituto Nacional de Tránsito y Transporte, lo que entiende es contradictorio.

Estuvimos promoviendo la creación de un nuevo marco jurídico que incluyera la seguridad vial, en un régimen que aspira perfeccionar su democracia, con las características de que sea práctica, justa, equitativa y transparente, a favor de más de 10 millones de habitantes, y 5 millones de itinerantes que anualmente vienen al país.

Como el artículo 359 de la Ley 63-17 dice textualmente: ”La presente ley entrará en vigencia a partir de su promulgación por el Poder Ejecutivo”, quedando derogada en el siguiente artículo la Ley 241-67, Holguín estima que es materia de los juristas hablar de la eficacia de las normativas, de su inobservancia y de las sanciones implicadas cuando rige una ley.

Pero la realidad nos golpea de frente cuando en los análisis, ni la ley 241, ni las políticas implementadas sirvieron a los fines para los que fueron creadas; pues ha prevalecido el incumplimiento a las normativas, la inobservancia de la ley y la debilidad en las medidas sancionatorias con ineficiente cobro de las sanciones, señala.

Sugiere que por sentido común, los conceptos de movilidad humana y seguridad vial no tienen validez en el presente, porque no tenemos ley, dado que la 63-17 que entró en vigencia a partir de su promulgación por el Poder Ejecutivo, deroga la 241 y desintegra las instituciones del área, en su mayoría creadas por decreto.

Derogada la 241 el 21 de febrero pasado, y sin haberse creado las condiciones para la efectividad de la nueva, Holguín pregunta: ¿Existe un vacío jurídico en materia de tránsito y seguridad vial en estos momentos?

Y a continuación razona: Si como conductor o como peatón se me detiene por supuesta ingesta de alcohol, por cual se me sancionará. De ser por la 241, sería ilegal porque fue derogada. Si es por la 63, tiene que probarse en lo tribunales con medidas toxicológicas, para lo cual habrá un procedimiento que no existe todavía, ni tampoco las instituciones de control.

De ser esto cierto, son ilegales muchas actuaciones o servicios competencia de las instituciones desaparecidas, situación que podría marcar un antecedente indeseable para la institucionalidad del país como principio básico de la democracia, estimó.

Holguín destacó la urgencia de una adecuada orientación, porque de implantarse la nueva ley sin los pertinentes reglamentos, dependeríamos de un sistema frágil y vulnerable, sin haber logrado avanzar hacia un modelo que resulte paradigmático, reduciendo los indicadores de siniestralidad imperantes.

“Las instancias jurídicas deben definir la situación del país en materia de tránsito terrestre y seguridad vial, porque de existir una laguna jurídica, podría vulnerarse el estado de derecho de los ciudadanos, con consecuencias impredecibles”, destacó Holguín para concluir con una cita del ex presidente Juan Bosch:

“Hay que educar al hombre para que respete las leyes. Sin leyes no hay sociedad humana, y las leyes solo tienen valor si cada persona las acepta y las respeta y las hace respetar”.

El ingeniero Holguín pronunció una charla en la Fundación Global Democracia y Desarrollo –FUNGLODE- sobre el tema “Eficacia normativa y cumplimiento de las normas de tránsito”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas