Opinión

En nuestra columna anterior hablabamos de la fotografia tomada en La Cruz de Palo Verde, que por orden de la gerencia de la Grenada Company se hizo para que figuraran en ella, el personal de le empleomania agricola, administrativa y técnica de más alta Jerarquía de la División Agrícola de esa empresa, en la cual desempeñaba las funciones de más jerarquía Míster Cólin Shaw un ingeniero agrónomo de origen inglés, nacido en Jamaica, que había sustituido al primer Superintendente Agrícola de la Compañía, apellido Morris. Dijimos que Míster Shaw no tenía hijos y que el autor de esta columna había sido un niño favoricido por la bondad de ese señor, que ordenó la apertura de la Escuela Primaria de “La Cruz de Palo Verde” que se iniciaba en el 4to curso de la Escuela Primaria hasta el 8vo, de la cual fuimos por más de un año, el único alumno hasta que llegaron a inscribirse a esa escuela Minoncha Macarrulla y Elsa Báez.

Inmediatamente después, a los inicios del año de 1950, cuando estaban en plena producción, Palo Verde, La Cruz Madre, Maguaca, Julián y Jaramillo vinieron otros extranjeron en funciones importantes Thomás Allen, canadiense sacerdote de la Iglesia Católica “que ahorcó los hábitos” en San Juan de la Maguana, para contraer matrimonio con una hermosa y joven dama llamada Venecia Marranzini, con la cual procreó varios hijos entre ellos una hermosa joven que fuera de este país, viviendo en Canadá, fue Reina de belleza de un concurso internacional. Míster Allen era un hombre agradable, humano, que se ganó el respeto de todos sus compañeros; pero antes que él, y en la fotografía de la cual hablamos, hay dos extranjeros: Ángel Menéndez Suarez, español, veterano capitán del ejército republicano en la guerra civil de su país, casado con una dominicana y otro era Erick Skurnab que decía ser un veterano piloto de la Fuerza Aérea de Finlandia; pero nuestro padre militar, por más de veinte años de mucha experiencia decía que no era finlandés sino un piloto alemán de la Luftwaffe, la fuerza aérea del régimen de Adolf Hittler.

La esposa de este supuesto finlandés, era una hermosa mujer llamada Eva, que tenía los ojos, el derecho azul y el izquierdo verde, con la cual habría procreado dos niñas que habían quedado viviendo en Finlandia y que vinieron a la República Dominicana en vuelo de Panamerican sin haber cumplido 10 años de edad, bajo la vigilancia de las azafatas de las naves en que volaron. Ese episodio de las niñas fue recogido en los dos periódicos dominicanos de la época, que eran los diarios “La Nación” y “El Caribe”. La esposa de Erick dio a luz un niño viviendo en la finca Jaramillo y el padre de la criatura celebrando su nacimiento, adquirió una neumonía que le ocasionó la muerte y fue enterrado en el cementerio de La Sección 19, de la finca Isabel, consternando profundamente a sus compañeros de trabajo en un escenario que era muy familiar, por la naturaleza y categoría de quienes desempeñaban las funciones de empleados de jerarquía en el orden agrícola.

En los años siguientes vinieron otros extranjeros, entre ellos, Adrián González, importante figura de la sociedad costarricense, quien contrajo matrimonio con una hermosa dama dominicana llamada Aura Hernández, oriunda de Gurabo, provincia de Santiago. A partir de ese año de 1950 llegarían a las fincas y al llamado Distrito Agrícola de la Grenada Company, otros extranjeros que señalaremos próximamente.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas