Internacionales

La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton culpó de su derrota en las elecciones estadounidenses de noviembre último a la interferencia de hackers rusos y del director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey.

En una entrevista concedida a la cadena CNN durante un evento celebrado en Nueva York, la exsecretaria de Estado dijo que asumía la responsabilidad personal absoluta, pues ella era quien estaba en la boleta.

Sin embargo, sostuvo que si los comicios se hubieran celebrado el 27 de octubre, ella sería ahora la mandataria de Estados Unidos, porque la razón de su fracaso se halla en los acontecimientos de los últimos 10 días de campaña.

El 28 de octubre, a menos de dos semanas de los comicios, el FBI informó el descubrimiento de nuevos mensajes aparentemente relevantes vinculados con el uso que realizó la aspirante presidencial de un correo electrónico privado cuando fue secretaria de Estado de Barack Obama, de 2009 a 2013.

Dos días antes de las elecciones, el director del buró notificó que nada en los nuevos documentos hacía cambiar la decisión previa de no presentar cargos contra la candidata, pero medios y analistas sostuvieron que ya lo sucedido había influido en la opinión pública.

En sus declaraciones de este martes Clinton también se refirió los correos electrónicos de su jefe de campaña, John Podesta, que fueron publicados por el portal Wikileaks, unas filtraciones que los demócratas achacaron desde el pasado año a una supuesta interferencia rusa.

La nación euroasiática, por su parte, ha negado tener responsabilidad en el hackeo, y Trump ha reiterado que se trata de una historia traída por el partido azul para justificar su fracaso en los comicios.

El diario The Washington Post apuntó que aunque Clinton dijo asumir total responsabilidad personal por el resultado, no atribuyó ninguna culpa a su estrategia o a su equipo.

La reseña de AP de estas declaraciones atribuyen a Clinton afirmar que la misoginia, )Aversión a las mujeres o falta de confianza en ellas.“fue factor en estas elecciones”.

Admitió que cometió errores, pero recalcó: “Creo que perdimos fue una combinación de eventos en los últimos 10 días”.

Tampoco señaló sus propias debilidades como candidata o las luchas de ella y sus colaboradores para entender el estado de ánimo de las partes clave del electorado, agregó el periódico en su versión digital.

En cambio, la ex primera dama indicó que una serie de fuerzas externas fueron responsables de su sorprendente derrota, pues además de las ya mencionadas, apuntó que fue víctima de la misoginia y del tratamiento injusto de los medios de prensa.

Tal criterio contrasta con el del senador independiente Bernie Sanders, exprecandidato demócrata a los comicios, quien achacó el desenlace de noviembre a los problemas de configuración de la formación azul, que llevaron a muchas personas a votar por Trump.

Necesitamos un Partido Demócrata que no sea de la élite liberal, sino de la clase obrera de este país, que sea una formación de base en la cual los candidatos hablen con los trabajadores y no gasten el tiempo recaudando dinero para los ricos y los poderosos, apuntó a principios de abril.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas