Internacionales

La justicia de Curitiba prohibió el lunes el montaje de campamentos en calles y plazas de esa ciudad, en un intento por obstaculizar el respaldo de movimientos sociales al ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva.

Por primera vez, el próximo miércoles Lula prestará allí testimonio ante el juez federal Sergio Moro en el ámbito de la operación anticorrupción Lava Jato, ocasión para la que el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y el Frente Brasil Popular anunciaron una amplia movilización en defensa de la democracia.

La prohibición dictada por una jueza de la Región Metropolitana estará vigente desde hoy hasta las 23:00 (hora local) del 10 de mayo y argumenta que el derecho de manifestación no puede confundirse con «la ocupación de bienes públicos o particulares».

Además, estipula que en el perímetro de 150 metros trazado por la Secretaría de Seguridad Pública de Paraná en las áreas próximas a la sede de la Justicia Federal, donde comparecerá Lula a las 14:00 del día 10, está prohibida también la circulación de peatones y vehículos no autorizados so pena de ser multados.

Según anunció el dirigente nacional del MST, Joao Pedro Stédile, solo esa organización movilizará a 20 mil de sus integrantes, en su mayoría del propio estado de Paraná, para acompañar la declaración de Lula y realizar luego una ceremonia.

Mientras, el Frente Brasil Popular llevará adelante un programa de actividades que comenzará el día 9 con un acto a favor de la Reforma Agraria y contra la impunidad y la criminalización de los movimientos sociales.

En un video circulado a través de Internet, Moro pidió a sus seguidores y a quienes apoyan la operación Lava Jato que no vengan a Curitiba ese día, pues aunque ese respaldo siempre fue importante, en esa fecha no es necesario, dijo.

«No venga. Deje a la justicia hacer su trabajo», alegó más adelante.

Abogados de la defensa de Lula, por su parte, criticaron el proceder del juez federal de Curitiba, el cual consideraron no es normal en un sistema democrático.

En una democracia los políticos tienen seguidores y oponentes; los jueces, no, y tampoco buscan y tratan de influir en la opinión pública, manifestó el letrado Cristiano Zanin Martins.

Medios de comunicación alertaron la víspera sobre la preocupante aparición en los últimos días de 30 grandes vallas en zonas de mucho movimiento de la capital paranaense dando la «bienvenida» a los visitantes a la «República de Curitiba», donde -afirman los cartelones- «todos somos Lava Jato».

Es una cosa bien organizada, hecha con la intención obvia de insuflar olas de odio e incitar la ira de la población contra Lula, advirtió el blog O Cafezinho antes de preguntarse por qué Sergio Moro no mandó a retirar esos «outdoors» e investigar quiénes son los responsables de tamaña provocación.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas