Economía

Como se sabe, la política económica es la estrategia que formulan los gobiernos para conducir la economía de los países. Esta estrategia está constituida por el conjunto de medidas, leyes, regulaciones, subsidios e impuestos que alteran los incentivos económicos para obtener unos fines o resultados económicos específicos, entre los cuales se encuentran las políticas públicas.

Entendiendo por políticas públicas son todas las decisiones y regulaciones que emanen de actores públicos, como el gobierno central o seccional, autoridades legislativas, judiciales y de control, administración estatal, que aportan soluciones específicas para manejar los asuntos públicos.

Entendiendo por políticas públicas son todas las decisiones y regulaciones que emanen de actores públicos, como el gobierno central o seccional, autoridades legislativas, judiciales y de control, administración estatal, que aportan soluciones específicas para manejar los asuntos públicos. Las cuales se concretan en normas como la constitución, los convenios, las leyes, los reglamentos, los decretos ejecutivos, las resoluciones ministeriales, las ordenanzas, etc.

Tambien están los Planes, programas y acciones, tales como planes de desarrollo, programas sectoriales, proyectos de fomento / apoyo a un sector, campañas de comunicación. Todo esto va acompañado de un Presupuesto e inversiones fiscales, que implica decisión en relación a las fuentes y mecanismos de financiamiento, que se sustentan en impuestos, aranceles, préstamo. y a las líneas de inversión para la implementación de los planes y programas de acción.

La gestión de las políticas públicas puede obedecer a una noción gerencial–burocrático de lo público o concebida como un ejercicio democrático y participativo incluyendo a los actores del Estado, de la sociedad civil y de los sectores empresariales. La incidencia política puede ser entendida como el proceso mediante el cual la ciudadanía, los actores sociales, económicos e institucionales, participan o influyen en la definición, gestión y control de políticas públicas generales o sectoriales, en los ámbitos locales, provincial, nacionales o internacionales, esta participación o influencia implica una dinámica de crear, modificar, hacer cumplir y/o derogar políticas públicas.

La gestión de las políticas públicas puede obedecer a una noción gerencial–burocrático de lo público o concebida como un ejercicio democrático y participativo incluyendo a los actores del Estado, de la sociedad civil y de los sectores empresariales.

Como se puede evidenciar, la participación ciudadana es un componente fundamental de un nuevo tipo de democracia, constituida por la combinación y síntesis entre democracia representativa y democracia participativa, lo cual a su vez se constituye en prácticas de buen gobierno, como mecanismo de expresión del interés o proyecto de los distintos actores sociales. Tal combinación puede conducir a la reforma democrática del Estado y a la transformación de las relaciones entre el Estado, gobierno y la sociedad, especialmente en lo que respecta a la modificación y reducción de las asimetrías sociales y las relaciones de poder.

Tal visión desde un enfoque de politica publica, además de abonar en una nueva forma de democracia, existen algunos otros argumentos a favor de la participación que proporciona información sobre el ambiente social en el que se ejecutarán las actividades de desarrollo, revela de manera más eficiente las demandas y preferencias de los usuarios, genera y crea una síntesis entre democracia representativa y democracia participativa, lo cual a su vez se constituye en prácticas de buen gobierno, como mecanismo de expresión del interés o proyecto de los distintos actores sociales.

produccion-agro01

Es necesario resaltar que se distingue entre la formulación y la formación de las políticas en una concepción democrática sustentada en los cambios dinámicos en la economía, la sociedad y el ambiente político. En efecto, la formación constituye un proceso más amplio que la formulación ya que comienza antes y termina después que aquel en que el gobierno las diseña, ya que comienza en la calle y termina a lo largo de su aplicación en la sociedad que las demanda.

Pero es que el diseño de una estrategia no es tarea de una sola persona u organización para su concreción.

Para reconstruir el proceso de formación de las políticas públicas es necesario tomar en cuenta tanto los organismos que oficialmente están llamados a participar en el diseño de las mismas como los demás actores que, formal o informalmente, suelen intervenir en el proceso, sus intereses, sus alianzas, su definición del problema, sus propuestas y los escenarios desde los cuales es posible que ellos intervengan. La formación de políticas está condicionada no sólo por variables del entorno, sino también por las “reglas del juego” y los intereses de los actores en el proceso, por tanto, los movimientos tácticos y estratégicos que los actores juegan en el proceso dan lugar a la estructuración de tipos de acción a partir de las cuales éstos desarrollan sus discursos y prácticas.

Pero es que el diseño de una estrategia no es tarea de una sola persona u organización para su concreción. Tampoco se trata de una política que pueda promoverse en forma tecnocrática, por un grupo de expertos o instituciones especializadas, es decir, tienen que ser un conjunto de actores los cuales interactúen y negocien, obteniendo así una Política Pública que logre beneficios convergentes a todos los involucrados.

En definitiva, las políticas públicas se pueden entender como el ámbito privilegiado de realización del “pacto” entre Estado y sociedad. Un nuevo papel del Estado, en el sentido de hacerlo más ágil y organizador en un mundo cambiante y dinámico, algo que han de entender los gobiernos del siglo XXI.

Noticias Relacionadas