Internacionales

El Gobierno de Venezuela repudió una declaración del subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, Francisco L. Palmieri, por considerarla irrespetuosa e injerencista.

Rechazamos la inaudita y sistemática pretensión del gobierno estadounidense para intervenir Venezuela e imponer un tutelaje sobre nuestra patria, expresa un comunicado publicado en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación suramericana.

El sistema de poder estadounidense, agrega, se vale de pronunciamientos frecuentes y reiterados, sanciones unilaterales extraterritoriales y financiamiento económico de organizaciones en Venezuela con fines terroristas, bloqueo financiero, amenazas de intervención militar, entre otros.

Así, precisa el texto, el imperialismo norteamericano pretende enmascarar un abierto proceso de intervención, marcado por la injerencia grosera y la violación del Derecho Internacional.

Según el documento, durante los primeros meses de 2017 «se han sucedido más de 105 acciones y declaraciones hostiles, que basadas en falsos supuestos procuran torcer la realidad de Venezuela atendiendo a los intereses hegemónicos de EE.UU. en la región».

El propósito es quebrantar la paz mediante los golpes no convencionales, método que el Imperio ya probó en Europa Oriental y en el Medio Oriente, pero que en Venezuela tiene cantada una derrota ya anunciada, asegura el comunicado.

Asimismo, acusa a sectores de la extrema derecha estadounidense de financiar y apoyar a los grupos violentos en la nación suramericana, para facilitar una insurgencia armada, «la cual tendrá como respuesta la aplicación de las leyes de la República en el marco del Estado de Derecho venezolano».

Por otra parte, señala que el presidente Nicolás Maduro «invocó el Poder Legislativo originario mediante la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, para que el pueblo logre encauzar la violencia opositora, a través del voto universal, directo y secreto, en defensa de la paz, la democracia y la soberanía».

La violencia vandálica y extrema que padecemos los venezolanos es producto de las decisiones hostiles e intervencionistas adoptadas en la ilícita sesión en la Organización de los Estados Americanos el pasado 3 de abril, señala el comunicado.

Venezuela, reitera, repudia el sórdido y funesto plan de intervención y tutelaje dirigido por la administración estadounidense, en conjunto con factores de poder en ese país, y lamenta que sus nuevas autoridades sigan por la senda ya fracasada de la era George W. Bush y Barack Obama.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas