Cultura

En el santoral el 24 de junio es el Día de San Juan, uno de los días mas largos del año , que un tiempo atrás se acompañaba de grandes celebraciones y rituales, sobre todo con baños en los ríos y grandes fiestas en la noche anterior.

Sin embargo la fecha ha quedado fijada en toda Latino américa con el triste fallecimiento de Carlos Gardel, El Rey del Tango.

Años atrás la programación de la radio y televisión en República Dominicana estaba llena de reportajes y alabanzas al principal referente del tango, quien muriera en Medellin . Colombia, en 1935.

En los tiempos actuales no se cuentan con los reportajes a Gardel o la divulgación de espacio con su canto, pero en Argentina, Uruguay y Colombia, abundan los homenajes.

Para los amantes del Tango y autenticos gardelianos, cada dia Gardel canta mejor.

Pese a morir muy joven Carlos Gardel dejo películas y decenas de grabaciones que se han maesterizado mejorando su sonido para la buena apreciación de la vocalización del morocho y su estilo inconfundible.

En Buenos Aires, el pasado sábado se realizó un acto organizado por la Comisión Permanente de Homenaje a Carlos Gardel, recordándolo con un sentido homenaje, con la música nacional argentina: el tango.

En torno a Gardel existe un mito, que multiplica con los años y con las polémicas. Se discute sobre su nacimiento, sobre su nacionalidad, sobre las circunstancias de su fallecimiento, hasta sobre su porte físico y su condición de galán. Y en general, las distintas discusiones están lejos de ser concluyentes.

Charles Romuald Gardés, que es nombre en su acta de nacimiento , nació en Toulouse, Francia, 11 de diciembre de 1890), hijo de Berta Gardés y padre desconocido, llegó con su madre a Buenos Aires antes de cumplir sus tres años. Vivieron en el Abasto, entonces un barrio bravo donde los duelos a cuchillo eran casi el pan de cada día.

Charles, luego Carlos Gardel, el Francesito, el Morocho del Abasto, el Zorzal Criollo, llegó hasta segundo año de la secundarao, pero abandonó porque, según testigos, «tenía un alma inquieta, traviesa, cantora, y una sonrisa que nunca se borraba».

Empezó a cantar temas camperos en los comités políticos y en los cafetines del Abasto y de la Boca.

Utilero, tramoyista en varios teatros, conoció y oyó cantar ópera al gran Tita Ruffo y al monstruo sagrado Enrico Caruso.

Gran parte de la celebridad y la pasión despertadas por Gardel en vida y luego de muerto se debe a su preocupación por cuidar y difundir su imagen, eso dio lugar a una verdadera Gardelmania, que persiste con el tiempo y que ha dado lugar a cientos de libros, documentales sobre la vida de este gran artista que ha sobrepasado el tiempo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas