Lo Último

El presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y expresidente de la República, Leonel Fernández, reconoció que la corrupción tiene indignada a la población dominicana, pero dijo que es justo resaltar que los gobiernos del partido morado son los que más aportes legales han hecho a la lucha contra el flagelo.

Fernández señaló que, en la República Dominicana, como en el resto de América Latina y el Caribe, la corrupción es tan antigua como su propia historia. Sobre los aportes de la organización al marco legal para combatir la corrupción hace referencia al artículo 46 de la Constitución del 2010, que por vez primera se estableció, en forma clara y precisa en un texto constitucional, la condena a toda forma de corrupción en los órganos del Estado; la obligatoriedad de la declaración jurada; la pena de degradación cívica a las personas condenadas por delitos de corrupción; y la ampliación de los plazos de prescripción para su persecución.

Igualmente, citó que fue en los gobiernos del PLD que se aprobó la Convención de Naciones Unidas contra la Corrupción; la Convención Interamericana contra la Corrupción; la Ley de Función Pública; La Ley de Contraloría; la Ley de la Cámara de Cuentas; la Ley de Presupuesto; la Ley sobre Compras y Contrataciones de Bienes, Servicios, Obras y Concesiones; la Ley de Libre Acceso a la Información Pública; la Ley Contra el Lavado de Activos; la que instituye el Código de Ética del Servidor Público; la creación de Comisiones de Ética Pública; la creación del Consejo Asesor en Materia de Lucha Anticorrupción de la Presidencia de la República; la reforma y modernización de la justicia; y la elaboración del nuevo Código Penal, así como del nuevo Código de Procedimiento Penal.

Fernández refirió que sobre la corrupción el Profesor Juan Bosch, “en una aguda observación hecha en su libro, Crisis de la Democracia de América en la República Dominicana” señalaba lo siguiente: “En los países de América Latina, con muy pocas excepciones, gobernantes y gobernados ejercen la corrupción en la forma más natural, y la corrupción no se limita al robo de fondos públicos, sino que alcanza a otras manifestaciones de la vida en sociedad”.

Fernández añadió que Bosch, refiriéndose a su período de gobierno, afirmó: “Durante años y años, la corrupción había sido rampante, descarada y organizada desde lo más alto del poder público; no iba a ser fácil, pues acabar con ella”.

“Corrupción hubo durante la dictadura de Trujillo. Es más, se afirma que durante esa época ni siquiera existía la República Dominicana. Lo que había era una Compañía por Acciones, propiedad de Trujillo, que llevaba el nombre de República Dominicana”, refiere sobre el flagelo.

Recuerda expresidente que durante la etapa del presidente Joaquín Balaguer, el saqueo de fondos públicos llegó, en un momento dado, a niveles tan alarmantes, que el propio mandatario llegó a decir, en frase célebre, que la corrupción sólo se detenía en la puerta de su despacho.

“Yo mismo, hace más de 20 años, cuando fui escogido, por primera vez, como candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, llegué a consignar que el valor monetario de la corrupción en la República Dominicana era equivalente a cerca de 30 mil millones de pesos”, puntualizó.

El presidente del PLD sostiene que la corrupción ha sido un elemento intrínseco de la vida pública en la República Dominicana, así como, en mayor o menor medida, en la generalidad de los países de América Latina.

Respeto al debido proceso

El expresidente Fernández sostuvo que a las personas que están detenidas por el caso de corrupción de Odebrecht, se le debe respetar el debido proceso.

“En lo que atañe al expediente del caso Odebrecht, del que se encuentra apoderado un Juez de la Instrucción Especial de la Suprema Corte de Justicia, de lo que se espera es que el órgano judicial actúe, tal como se consagra en los Principios Fundamentales del Código Procesal Penal, con absoluta imparcialidad e independencia; en base al principio de presunción de inocencia: y sujeto al criterio de legalidad de las pruebas”, puntualizó.

Sobre la detención de dirigentes políticos tanto del PLD como de la oposición dijo: “En estos días la sociedad dominicana ha sido conmovida por la solicitud de la Procuraduría General de la República de imponer medidas de coerción a varios ex-funcionarios y legisladores, tanto del partido oficial como de la oposición, por presuntamente haber aceptado el pago de sobornos en contraprestación para la adjudicación de obras de infraestructura”.

Casi al mismo tiempo en que las autoridades judiciales dominicanas actuaban frente al denominado caso Odebrect, igual ocurría en Ecuador, en el que cinco ex-funcionarios también fueron acusados por el Ministerio Público de ese país sudamericano de haber incurrido en actividades ilícitas vinculadas a la empresa brasileña.

El presidente del PLD refirió que el caso de corrupción de Odebrecht es algo sin precedentes en la historia judicial de América Latina, pues con anterioridad, ya se habían desatado persecuciones en contra de funcionarios y ex-funcionarios en Perú, Panamá, Colombia, México, Argentina y Chile.

“Normalmente, los casos tienen lugar dentro del ámbito territorial de un país, dentro de su jurisdicción nacional, o a lo sumo, entre dos países. Pero ahora, como consecuencia de las reveladas actuaciones de Odebrecht, una empresa multinacional, de origen brasileño, se creaba una situación novedosa que desborda las fronteras nacionales”, puntualiza.

“Hay razones para molestarnos e indignarnos, por la todavía falta de transparencia y debilidades en los mecanismos institucionales de rendición de cuentas, lo que ha acontecido es algo de una gran complejidad. Es algo sin antecedentes. Es la entrada a una nueva etapa transnacional del delito de cuello blanco, guiada por empresas multinacionales”, observó.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas