Internacionales

El senador republicano por el estado de Wisconsin, Ron Johnson, sugirió posponer la votación de la polémica reforma de salud impulsada por el presidente estadounidense Donald Trump.

No tenemos la información suficiente. Los grupos que estudian la ley no han tenido tiempo suficiente para revisar el proyecto de ley del Senado, reconoció Johnson durante el programa Meet The Press de la cadena televisiva NBC News.

Por ello, puntualizó, no deberíamos estar votando la medida esta semana.

Agregó que los del partido rojo deberían primero conciliar posiciones con los demócratas -reacios a dar luz verde a la medida que anularía la cobertura de salud a unos 23 millones de estadounidenses-, a fin de lograr una mejor iniciativa.

La propuesta legislativa que prevén presentar los del denominado partido rojo busca cancelar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida popularmente como ObamaCare, por ser el expresidente Barack Obama (2009-2017), su principal impulsor.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara alta, Mitch McConnell, prometió someterla a votación antes del receso del 4 de julio.

Con una mayoría de 52 senadores, los del partido gobernante necesitan el respaldo de 51 votos para aprobar la medida.

Sin embargo, hasta el momento, cinco legisladores de la formación roja confirmaron que no pueden dar su voto a la normativa del modo que está elaborada, cuatro de ellos por creerla aún demasiado cercana al ObamaCare, y el quinto por considerar que dejará a millones de norteamericanos sin seguro.

Otra senadora, la republicana por el estado de Maine, Susan Collins, consideró en el programa This Week de la televisora ABC que resultará bastante difícil debatir esta semana la iniciativa.

Asimismo, el senador republicano por Louisiana, Bill Cassidy, reconoció este domingo que se encuentra indeciso sobre si aprobar o no la controvertida legislación.

Cassidy explicó que no votará a favor del proyecto de ley si sus preocupaciones no se abordan. Pero si se pueden resolver, lo haré, dijo en el programa Face the Nation de la cadena CBS News.

Aunque la iniciativa de los senadores fue anunciada como una renovación total del esbozo aprobado por la Cámara de Representantes a principios de mayo, en realidad mantiene la estructura de aquella versión.

La iniciativa de la Cámara alta, sin embargo, tiene modestos ajustes, y entre sus puntos más controvertidos están grandes recortes al programa Medicaid, dirigido a personas de bajos recursos, y que de acuerdo con medios locales beneficia a uno de cada cinco estadounidenses.

Analistas, sectores políticos y medios de prensa reprochan a la medida la falta de protección para las personas con condiciones médicas preexistentes y las grandes reducciones de impuestos para los ricos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas