Hablan los hechos

Federico Vásquez, miembro fundador del Partido de la Liberación Dominicana, exhortó a la dirigencia partidaria a que establezca una mayor relación y comunicación con las bases del partido y se retomen y métodos y principios imperecederos.

Vázquez quien fuera miembro del equipo de seguridad del PLD y trabajó por 23 años en la oficina profesional del profesor Juan Bosch entiende que ese vínculo con las bases peledeístas no solo beneficiaría al Partido, también al país.

“Son las bases del Partido de la Liberación Dominicana las que tienen una relación más directa con la sociedad. El PLD debe ser rescatado no solo para beneficio de la organización sino para la República Dominicana”, expresó Vásquez entrevistado para Vanguardia del Pueblo.

Considera que el abandono de algunos planes, programas, principios y métodos ha lesionado al Partido de la Liberación Dominicana y se ha reflejado en los gobiernos del PLD.

“Lo primero es que ha habido un abandono de los principios que le dieron origen al Partido de la Liberación Dominicana. “El PLD surge con un programa de gobierno que era el de la Dignidad Nacional, apoyado por 17 partidos y movimientos de derecha, centro e izquierda”, señaló Federico al recordar aquellos orígenes que consolidaron un gran bloque partidario.

Precisó que en esa época se trataba de resolver una serie de problemas básicos para el país, agregando que algunos de ellos han sido resueltos por los gobiernos del PLD, pero que todavía hay que darle respuestas a otros problemas, considerados básicos.

Al ser abordado sobre la relación partido-gobierno dijo que no existe tal relación y que lo que hay es contacto de compañeros con algunos funcionarios.

“Nos sentimos como una persona que se prepara para ser médico o profesor y los guardan en su casa. Miles y miles de compañeros se encuentran en su casa sin hacer el trabajo político para el que fueron formados . Aquí se hace mucha politiquería. Los peledeístas nos formamos para trabajar política”, indicó.

El ex activista nacional y director clubistico lamenta también que el Partido de la Liberación Dominicana abandonara la relación de trabajo con los clubes deportivos y culturales.

Subrayó que el PLD, en los tiempos de consolidación partidaria, orientaba algunos clubes y que en una ocasión llegaron a dirigir la Asociación Nacional de Clubes.

“Era la época de los clubes, existía una estrecha relación con la juventud. Si mucho de los jóvenes que hoy están en la delincuencia estuvieran en contacto con esos clubes, disminuiría ese mal”.

En el partido

Federico Vásquez pertenece al Comité Intermedio General César Augusto Sandino ubicado en el área de Guachupita, siendo uno de sus fundadores. Relata que el nombre fue sugerido por Franklin Almeyda y que tuvo como primera secretaria general a Adonaida Medina, actual embajadora en el exterior, y se formó en lo que era la zona D Luis Reyes Acosta del Partido Revolucionario Dominicano.

Aclara que estando en el PRD se inició en un Núcleo de Estudios (nombre que recibieron los Círculos de Estudios al fundarse el PLD) y estaban dirigidos por Milagros Ortiz Bosch, Rafael Alburquerque, Diomedes Mercedes, Antonio Abreu y Hatuey Decamps, entre otros, quienes pertenecían a la Comisión de Educación perredeísta.

Narra que en 1979 pasó al equipo de seguridad del PLD y del profesor Juan Bosch y a raíz del fallecimiento del líder peledeísta pasó a la seguridad de la que fuera su residencia y donde vive Doña Carmen Quidiello de Bosch y la Fundación Juan Bosch que funciona en la segunda planta. Este servicio lo alterna con su responsabilidad en la Casa Nacional del PLD, como supervisor de la edificación.

Vásquez formó parte del grupo que fue entrenado para la seguridad del partido y del Profesor Juan Bosch, ubicada en la calle 30 de Marzo con avenida 27 de Febrero.

Como servidor público fue encargado del Archivo Central de Aduanas en el primer gobierno de Leonel Fernández, a instancia de Evans Sánchez. Tiene un nivel técnico en Archivo, Técnicas de Oficina, y es profesor de secundaria.

La renuncia del PRD

Cuenta que cuando se enteró de la renuncia de Juan Bosch del PRD en noviembre de 1973, a través de un avance noticioso de Radio Mil Informando, arrancó junto a otros compañeros para la Casa Nacional del PRD. “Aquí encontramos a Antonio Pierre que estaba ejercitándose y nos dijo que había llegado de una actividad con Don Juan de Santiago y que le sorprendía la noticia. Nos dijo que no podíamos entrar, pero los compañeros saltaron por la verja y entraron. Los miembros del Sandino fueron los primeros en llegar a la Casa Nacional”.

Refiere que al día siguiente en la mañana, de camino a la casa residencial del Don Juan, se encontraron con Norge Botello, quien los devolvió diciéndoles que bajo ninguna circunstancias se podía abandonar la Casa Nacional porque esa casa estaba bajo la responsabilidad de Bosch, y retornaron de nuevo.

“El letrero del PRD se desmontó al otro día, como a las 11:00 de la mañana, y se borró, en ese momento no se definió si era Partido de la Liberación Dominicana o Nacional y optaron por dejarlo vacío”, explicó.

Señala que en esos días se amanecía en la Casa Nacional hasta con la presencia de unos diez Comités Intermedios. “Esto era como una fiesta, la gente traía instrumentos de música, cantaban y se cocinaba. Peña Gómez hacia intentos para que le entregaran la casa, pero Don Juan le dijo que si retiraba el calificativo de vándalos daba la orden de que la desocuparan, pero como no lo hizo nunca se le entregó”.

Manifiesta que no se sorprendió cuando Bosch renunció del PRD para formar otro partido por la lucha interna que sostenían los dos grandes bandos. “Se hablaba de lo nuevo y lo viejo y después se dijo que se trataba de la oligarquía que existía dentro del PRD que no aceptaba los cambios. En el mundo la situación había cambiado mucho y había que hacer esos cambios en el país, y el PRD como partido debía cambiar para contribuir con el país”.

Con Juan Bosch

El dirigente peledeísta estuvo 23 años trabajando con el profesor Juan Bosch en su oficina como uno de sus ayudantes, ubicada primero en la César Nicolás Penson y luego en la calle Paseo de los Locutores.

“Era del equipo de ayudantes y hablaba con él unas tres o cuatro veces a la semana. Tengo cerca de diez libros autografiados por Don Juan y en las mayorías ponía -miembro ejemplar de Guachupita. Atendíamos a las personas que llegaban”, rememora.

Resalta que el expresidente de la República era una persona desprendida y que como resultado de esto, regalaba parte de su vestimenta y que conserva tres corbatas que le obsequió. Además, que rechazó la escolta presidencial que le correspondía en su calidad de ex presidente de la Republica.

Como anécdota con el escritor y político refiere que el primer día que le correspondió hacer servicio, un sábado por la noche junto a Fidel Soto, le sorprendió con un desayuno de plátanos con huevo crudo que había preparado, luego de levantarse a las 5:00 de la mañana. “El huevo crudo con todo y clara me lo sirvió en un vaso, me comí los plátanos, pero el huevo se lo di a Fidel que estaba acostumbrado a este tipo de desayuno”.

Cerró su entrevista con el equipo de la multimedia del PLD con la exhortación a la dirección partidaria a que establezca una mayor relación y comunicación con las bases del partido y se retomen sus métodos y principios imperecederos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas