Internacionales

La representante especial de Naciones Unidas en Haití, Sandra Honoré, apeló hoy aquí al apoyo de la comunidad internacional al país caribeño, a tres meses del cierre de la misión de cascos azules (Minustah).

Honoré realizó ese llamado en una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación haitiana, y lo repitió al concluir la misma, en declaraciones a periodistas.

De acuerdo con la funcionaria, la asistencia resulta clave en el camino hacia la estabilización y la consolidación de la democracia en la pequeña nación, azotada por fenómenos naturales (como el devastador terremoto de 2010 y el huracán Matthew, en 2016) y una epidemia de cólera responsable de más de nueve mil 500 muertos.

La Minustah culminará su mandato en octubre, para dar lugar a una misión de mucha menor envergadura, centrada en temas de justicia (Minujusth), recordó.

Según Honoré, ante Haití se abre una ventana de oportunidades, pero necesita respaldo en sectores clave como la justicia.

Sin un funcionamiento adecuado de su sistema judicial, la Policía Nacional no podrá garantizar seguridad a los ciudadanos, ni estará en condiciones de manifestar todo su potencial, derivado de las inversiones domésticas e internacionales, estimó.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó en abril por unanimidad la resolución 2350, que prolongó por los últimos seis meses el mandato de la fuerza de cascos azules desplegada en 2004.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas