Hablan los hechos

La situación económica y social prevaleciente en America Latina pone en evidencia de que se trata de una región donde existen grandes contrastes, frutos de que existen grandes expresiones de desigualdades y ausencia de una industria grande y sostenible frente a una abundancia de recursos naturales y materia prima. Por igual, se trata de la región que mayor pobreza per capita que exhibe en el mundo, en tanto que el crecimiento económico es rezagado y excluyente.

Aunque se reconoce un significativo descenso, en 2014 el ingreso per cápita de las personas del 10% de mayores ingresos fue 14 veces superior que el del 40% de menores ingresos, sin embargo, para el 2015 la tasa regional de pobreza aumento a 29.2% de los habitantes de la región, o sea, 175 millones de personas.

Para interpretar tal situación, se hace inminente comprender lo ocurrido en la región durante el siglo XX en el aspecto económico. En efecto, dos periodos iniciaron la ruta hacia el crecimiento económico como prioridad; en un primer momento la prioridad por el crecimiento abarca hasta la gran depresión de 1929, en tanto que, un segundo momento se inicia desde mediado de los años 30s hasta el inicio de la década de los 90s cuando se produjeron las reformas económicas estructurales en todos los países de la región.

Esta última etapa coincide con la desaparición de los gobiernos dictatoriales en la región y el despertar de gobiernos progresistas que trazaron las pautas por el interés en la politica social y la implementación de políticas sociales orientadas hacia la mitigación de la pobreza. Este enfoque de la politica pública puede considerarse como una revolución en la formulación de la politica económica en el continente.

A pesar de los esfuerzos por mitigar la pobreza, en America Latina las cifras de la pobreza sigue siendo sorprendente y una afrenta para poder hablar de un progreso y avance apreciable. Aunque se reconoce un significativo descenso, en 2014 el ingreso per cápita de las personas del 10% de mayores ingresos fue 14 veces superior que el del 40% de menores ingresos, sin embargo, para el 2015 la tasa regional de pobreza aumento a 29.2% de los habitantes de la región, o sea, 175 millones de personas, mientras que la tasa de indigencia lo hizo a un ritmo de 12.4%, equivalente a 75 millones de personas.

Hay que poner de relieve que la lucha contra la pobreza y su principal creadora, la desigualdad, es hoy en día más fuerte que nunca.

Aunque se reconocen múltiples avances registrados en el acceso a la educación primaria y secundaria, aun así, persisten brechas significativas en la región. Esto se expresa de manera cuantitativa en el hecho de que el 80% de los jóvenes de 20 a 24 años del quintil de mayores ingresos habían concluido la secundaria en 2013, solo 34% de las personas de igual edad del quintil de menores ingresos tuvieron el mismo logro, siendo los países de mayor expresión de tal malestar de mayor desiguales, a nivel global, Honduras, Colombia, Brasil, Guatemala, Panamá y Chile.

Otra gran preocupación sobre America Latina se circunscribe al ámbito demográfico donde las proyecciones estiman que la población de la región seguirá creciendo hasta el año 2060 y, a partir de entonces, comenzará a disminuir, lo que se puede interpretar que se puede generar una pronunciada escasez de mano de obra. Esto toma mayor importancia si se toma en consideración que más de 2.5 millones de latinos se han desplazado a vivir en otra zona distinta a la que lo vieron nacer.

Hay que poner de relieve que la lucha contra la pobreza y su principal creadora, la desigualdad, es hoy en día más fuerte que nunca. Luego de haber reducido la pobreza a la mitad tras cumplir parte de los Objetivos del Milenio, los gobiernos de todo el globo de la mano de las Naciones Unidas buscan el objetivo de erradicar la pobreza para el 2030, pues si el mundo desea erradicar la pobreza para ese año debe empezar a combatir con más fuerza este fenómeno que limita el desarrollo de la humanidad.

Pero es que durante los últimos años, se ha generado una gran incertidumbre sobre la economía latinoamericana, debido a los distintos acontecimientos políticos y las medidas aplicadas por los gobiernos de la región.

Pero es que durante los últimos años, se ha generado una gran incertidumbre sobre la economía latinoamericana, debido a los distintos acontecimientos políticos y las medidas aplicadas por los gobiernos de la región. Esta situación obliga a reflexionar en torno a la evolución socioeconómica que tendrá cada nación de cara a los próximos años donde el fenómeno de la desigualdad estará en primer plano en la agenda regional ya que para cambiar esa realidad se requiere duplicar las acciones de las políticas públicas.

A la luz de la razón la situación se torna más compleja si se toma en consideración la presencia de riesgos e incertidumbre a escala planetaria de alta preocupación. En adición, el crecimiento económico regional está resultando insuficiente para sustentar las políticas sociales orientadas a combatir la pobreza y la democracia ha comenzando a retroceder en muchos países.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas