Opinión

En la única institución que se reserva un color es en la Junta Central Electoral y es a los partidos políticos. La ley 275-97 en el Título VIII de los Partidos Políticos, sección I, sobre el reconocimiento de los partidos políticos, literal d, expresa qué: “Los dibujos contentivos del símbolo, emblema o bandera con la forma y color o los colores que deberán distinguir al partido de cualesquiera otros ya existentes. A los símbolos, emblemas o banderas se aplicarán las mismas reglas que a los nombres o lemas” se manifiesta claramente, que es a éste organismo a quien le corresponde aprobar los nombres y colores de las organizaciones políticas, entre otras atribuciones.

Si el verde reclama el verde, y ya el partido de Amable Aristy lo tiene… ¿se lo quieren robar ese partido?

Las reacciones no se hicieron esperar, la exasperación fue evidente en las declaraciones de los verdes, el disgusto expresado denota que quieren apropiarse de un derecho que no tienen, esta expresión política sin liderazgo, compuesta por varias alternativas que no han podido captar el favor del electorado, han tomado el discurso contra “la corrupción e impunidad” para sacar provecho político, su propósito es sacar al PLD del poder, cada vez se ve más claro. Nosotros habíamos advertido a las personas que estaban firmando los libros verdes, en los que ponían todos sus datos personales, que los mismos podrían ser usados posteriormente para otros fines, cuyos objetivos no necesariamente fueran del consentimiento de los firmantes.

A los crudos se les ha visto desconcertados, parece que no ha resultado fácil acordar el camino a seguir en lo adelante, porque las opciones son diversas y los intereses en juego van de un extremo a otro, con todo y que aparentan coincidir en un punto: La sola consigna de la corrupción y la impunidad, que por cierto, no resiste que se le estire más, por lo que algún aderezo o condimento deberá añadirse, eso, hasta esta parte del guión, no lo sabemos.

El Partido de la Liberación Dominicana debe estar consciente de estas intenciones, abrazar la relación partido-gobierno, sin mal querencias. Es el momento de atender los desafíos, como hemos expresado en ocasiones anteriores, los liderazgos de nuestra organización, representados por el compañero presidente de la República, Lic. Danilo Medina y el compañero, presidente del partido, Dr. Leonel Fernández están en la obligación histórica de deponer cualquier mal entendido, en procura de la democracia y fortaleza de nuestra organización política, y en el mejor de los ánimos, planificar los pasos que deben darse en lo inmediato, el primero desde el gobierno y el último, a lo interno de nuestro partido.

El PLD tiene pendiente, la aprobación de la ley de partidos políticos, y con ella, la decisión de preservar nuestros congresos electores con el padrón de membresía, la renovación de la estructura partidaria y atender los aplazados reglamentos del VIII Congreso Comandante Norge Botello. El interés peledeísta debe estar en defender el legado del profesor Juan Bosch y los gobiernos que han propiciado las grandes transformaciones sociales en nuestro país, para que el futuro pueda sonreírle a las sucesivas generaciones.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas