Políticas

El martes 11 de septiembre de 1973, las Fuerzas Armadas chilenas, dirigidas por el general Augusto Pinochet, salieron a las calles, cortaron las comunicaciones y bombardearon el Palacio de La Moneda, iniciando un golpe de Estado de corte fascista con el gobierno constitucional

Derrocan al gobierno de la Unidad Popular presidido por Salvador Allende, elegido democráticamente en elecciones libres, quien muere dentro de la sede gubernamental, luego de ser atacado por fuerzas aéreas, tanques y tropas.

El golpe desató una ola de asesinatos y violaciones a los derechos humanos en Chile. Salvador Allende muere con su arma en la mano, fiel a sus convicciones y a su pueblo. Muere virilmente y con dignidad, defendiendo su cargo, no huye ni se esconde.

De esta forma se termina con el Estado de Derecho y las instituciones democráticas, dando inicio a 17 años de dictadura, en un régimen militar que se impuso por la fuerza y se mantuvo de manera violenta, como un orden autoritario de facto, en un período desdichado marcado por las represiones, allanamientos, exilios, violaciones a los derechos humanos, torturas y muertes.

Según los despachos internacionales de prensa, que citan estadísticas oficiales chilenas, y durante la dictadura de Pinochet (1973-1990) fueron asesinadas tres mil 200 personas, todavía no se sabe del paradero de mil 250 detenidos desaparecidos, y más de 33 mil ciudadanos fueron torturado.

El golpe de Estado y posterior asesinato de Salvador Allende y del Poeta Pablo Neruda, dejaron una marca en el Profesor Juan Bosch, que al decir de Franklin Almeyda, produjo una “sacudida emocional” en el entonces presidente del Partido Revolucionario Dominicano y hasta cierto punto precipitó su salida de esa agrupación, para en corto tiempo, fundar el Partido de la Liberación Dominica.

En el libro “El PLD y las Fuerzas Sociales” Almeyda precisa que la renuncia de Bosch “tuvo varias causas, una de ellas ha sido vista, se trata del efecto emocional que produjo en el profesor Bosch el derrocamiento y muerte del presidente Salvador Allende (Chile, 11 de septiembre de 1973), lo cual constituyó un hecho trágico pero que dolorosamente confirmaba su tesis de que era imposible que una fuerza progresista asumiera el poder, aun por la vía electoral, y se mantuviera en él, en esos tiempos de bipolaridad capitalismo versus socialismo”.

La afirmación de Almeyda de que el golpe en Chile impactó a Bosch deja dicho también que no le sorprendió, es más revel{o que Bosch le advirtió Allende sobre maniobra que conducirían al aborto del gobierno democrático que dirigía.

“Se lo dije” se lee en el escrito de Almeyda, que hace cita de la expresión que escuchó del Profesor Juan Bosch, cuando se divulgó la noticia del golpe a Allende.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas