Opinión

Las condiciones del clima cambian de manera permanente. De calor a frio y de humedad a sequía. Siempre ha sido así. La diferencia consiste en establecer la naturaleza, la forma y las causas del cambio climático. Hoy, sobre estos aspectos no hay una respuesta absoluta. Lo que sí se sabe con claridad y certeza es que los cambios climáticos están afectando profundamente las economías. “El clima siempre ha cambiado, y a veces de forma más espectacular y tal vez mucho más temible que como lo está haciendo ahora mismo.”, expresó José Luis Comellas, en su famoso libro “Historia de los cambios climáticos”.

En el año 2003, una ola de calor afectó Francia, España, Portugal, Italia, Inglaterra, Escocia, la República Checa, Austria y Hungría. En España, por ejemplo, se registraron temperaturas que superaron los 45 grados en Sevilla y 38 grados en San Sebastián; en París, Francia, se registraron temperaturas superiores a los 39 grados; y hasta en Finlandia hubo sorpresas cuando la temperatura alcanzó los 34 grados. Los medios de comunicación expresaban su temor, indicando que el calentamiento global había llegado.

En el 2004, las temperaturas estaban condenadas a disminuir hasta 5 grados centígrados, por el calentamiento que estaba derritiendo los hielos en la Antártida y el Polo Norte, lo que fue comprobado por la Universidad de Columbia, en un estudio titulado “ruptura de la cadena de la actual circulación termohalina”. Por lo que muchos pobladores de Europa y Estados Unidos se prepararon para un frio helado y muchos especialistas consideran que el 2004 fue el más frio de la década.

El año 2005 aumentó la temperatura. Estados Unidos sufrió un impacto sin precedentes a través de un fenómeno natural conocido como el Huracán Katrina, que devastó a Nueva Orleans entre el 23 y 31 de agosto de 2005, causando pérdidas económicas por más de 107 mil millones de dólares y más de mil 800 muertos.

El 2006, se ha entendido como el más frío del Siglo XXI. Se observó una cortina blanca que se extendió desde la provincia de Labrador en Canadá, cruzando el norte de Asia hasta llegar a Polonia.

El 2007 fue frio y caliente, según el lugar y la geografía. En Estados Unidos, se produjo un invierno intenso. En Nebraska y Minnesota se cayeron árboles, se obstruyeron carreteras y vías férreas, se destruyeron cables telefónicos y eléctricos por la gran cantidad de nieve que cayó en estas ciudades. En cambio, en el Norte de Argentina y el Sur de Bolivia, ubicados en Suramérica, los cambios de temperaturas provocaron tormentas que produjeron inundaciones y pérdidas económicas considerables. Además, en julio de 2007 cayeron tormentas de nieve en la capital argentina, Buenos Aires, cubriendo toda la ciudad con un manto blanco, por primera vez en 8 décadas. Estas temperaturas se extendieron a Chile y Perú, incluso Colombia fue afectada por un frio inusual.

En los Balcanes, Italia, España y Rumania, el calor fue anormal; y en Atenas la temperatura alcanzó los 40 grados Celsius. El calor y la sequía provocaron incendios. Más de 100 mil hectáreas de árboles fueron destruidas por el fuego y los fuertes vientos impedían el uso de helicópteros para detener las llamas. Estas temperaturas calurosas alcanzaron a Turquía y la India. Un viento estacional conocido como “monzón”, provocó inundaciones en Pakistán y en algunos territorios de la India. Como se observa, en el año 2007, se registraron estadísticas térmicas contrapuestas en función del territorio y la geografía.

En los años 2008 y 2009, el comportamiento climático fue variado en las distintas latitudes de globo terráqueo. Sin embargo, es preciso destacar lo ocurrido en el año 2010, donde Islandia, Escandinavia, el Norte y Centro de Europa y el Este de Estados Unidos fueron afectados por temperaturas muy frías, en el otoño del año 2010. Asimismo, hubo nevada en las montañas escocesas, lo que constituye un hecho anormal en ese territorio, ubicado al norte de Inglaterra. En Canadá y en la ciudad china de Xingiang, se registraron nevadas iniciando el mes de septiembre de 2010; y en Chile, ubicado en el Hemisferio Sur, se registraron temperaturas de 8 grados bajo cero, lo que provocó asombro en los ciudadanos chilenos. De igual manera, se registraron en agosto de ese año olas de frio en Paraguay, Brasil y Argentina, provocando pérdidas de vidas humanas y desaparición de ganados.

Si estos cambios fríos se registraron en distintos continentes, ¿Fue que el planeta se enfrió en el año 2010? No. En Rusia y en Asia, se registraron temperaturas calurosas, llegando a registrarse en Moscú 38 grados; y en Samara, al sureste de Rusia, la temperatura alcanzó los 42 grados. Un instrumento diseñado por la NASA, conocido como “el sensor MODIS”, que mide las temperaturas del mundo, colocó a Rusia en el 2010 en color rojo, indicando el fuerte calor que afectaba ese país europeo. Hasta el Centro Sur de Siberia fue afligido por el calor. Rusia fue afectada por calor y sequía, provocando enormes incendios y cuantiosas pérdidas humanas y económicas. Se estima, según cifras no oficiales que murieron más de 50 mil personas. Algunas ahogadas por el humo y otras ahogadas por las aguas de los ríos, al no saber nadar. Los más afectados fueron los ancianos y los niños.

El 2011 fue un año catastrófico, provocado por el fenómeno de La Niña. En Australia se registraron lluvias torrenciales, lo que provocó la pérdida de millares de viviendas y la evacuación de miles de personas. Este país sufrió los efectos del ciclón “Yasi”, el más poderoso y destructor registrado en la historia climatológica de Australia. De su lado en el Atlántico Norte, a mediados del invierno 2010-2011, Norteamérica y Europa registraron una cadena de frio. En Estados Unidos, por ejemplo, en ese invierno colapsó Nueva York, Chicago y New Orleans. En América Central el frio fue notable y en Cuba se registró una temperatura considerada como la más baja de toda su historia: 2 grados.

En conclusión, en el siglo XXI las temperaturas en las distintas latitudes, fueron anormales. Fríos simultáneos y calores exorbitantes en épocas no usuales en hemisferios distintos. La explicación: cambios climáticos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas