Internacionales

La idea de un parlamentario oficialista, de precipitar nuevas elecciones generales si el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski fuera destituido por el Parlamento, naufragó en el rechazo de sus propias filas y de la oposición.

El legislador Juan Sheput hizo la sugerencia, a título personal, en caso de que el Congreso de la República, convocado para el jueves, declare la vacancia (abandono) presidencial por «incapacidad moral permanente» debido a que una empresa del mandatario dio servicios cobrados a la compañía brasileña Odebrecht.

«Que renuncie el primer vicepresidente Martín Vizcarra y la segunda vicepresidenta Mercedes Aráoz, si quieren vacar al presidente, y que se vaya a elecciones generales», incluyendo las legislativas, dijo Sheput.

Puso en duda que en nuevos comicios el partido opositor de derecha Fuerza Popular (FP), que apura la vacancia, pueda revalidar su mayoría parlamentaria de más de 70 legisladores y pronosticó que, de darse comicios adelantados, no tendría ni 15.

Poco después, Aráoz contradijo a Sheput, al señalar que tanto ella como Vizcarra están decididos a continuar la administración elegida el año pasado, hasta el fin de su mandato, en 2021.

El legislador Güido Lombardi, del partido gobernante Peruanos por el Kambio, dijo que no está de acuerdo con promover el plantemiento de Sheput, por considerarlo prematuro, pues aún no se aprueba la vacancia, aunque admitió que una elección adelantada es un escenario posible.

El planteamiento de Sheput tiene en cuenta una encuesta adversa a FP y al parlamento, según la cual la mayoría quiere nuevas elecciones parlamentarias, inclusive con Vizcarra como reemplazante de Kuczynski y hasta aceptaría que este continúe si convoca a comicios que renueven el Congreso.

La congresista Luz Salgado, de FP, dijo que no sería lo mejor convocar a nuevas elecciones e insistió en que la solución debe ser la vacancia y que asuma Vizcarra, para detener la incertidumbre generada por la situación del presidente y superar la crisis.

Añadió que es errado obligar a renunciar, por temor a FP, a los dos vicepresidentes a fin de deshacerse de un Congreso, cuya renovación reclamaron el sábado grupos ciudadanos progresistas que denuncian un golpe de ese partido para apoderarse del aparato estatal usando su mayoría parlamentaria.

Esas agrupaciones convocaron a una nueva marcha de repudio a la mayoría parlamentaria de FP, partido al que acusan de golpismo para proteger a su jefa, Keiko Fujimori, de las investigaciones de las que es objeto por presunto lavado de activos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas