Opinión

Esa exclamación que para el autor de esta columna es una consigna que expresa una actitud de decisión para marchar de frente, tal vez, hasta el infinito y la aprendimos hace 45 años, en 1973, mientras guardábamos prisión en la cárcel de La Victoria, acusado o implicado, supuestamente, en complicidad con el desembarco que había encabezado en los primeros días de febrero de ese año, el coronel Francisco A. Caamaño Deñó, prócer dominicano, que había desempeñado las funciones de presidente del Gobierno Constitucional de la República en Armas, consecuencia del levantamiento militar que se había iniciado el 24 de abril de 1965 y que a partir del 28 de ese mes había enfrentado en defensa de la soberanía y dignidad de nuestro pueblo la intervención militar en nuestro territorio ordenada por el gobierno de Estados Unidos de América, que presidió en ese entonces una nefasta e inolvidable figura ejecutiva, llamada Lyndon B. Johnson.

“Vámonos con Dios en este año 2018”. Y esta consigna va dirigida a mis compañeras y compañeros, miembros del PLD, que tienen la responsabilidad de dirigir los destinos del país, con el gobierno que ha puesto en nuestras manos la mayoría del pueblo dominicano, encabezado por Danilo Medina Sánchez.

También en este momento queremos repetir las frases que hemos pronunciado en decenas de ocasiones, cuando hablamos en términos políticos: “La pelea es peleando”, y la queremos recordar particular y especialmente a nuestros compañeros mas jóvenes, que para el autor de esta columna, no solamente pueden ser nuestros hijos, sino también nuestros nietos.

La política es un oficio y una profesión como son la ebanistería, carpintería, herrería, y la mecánica u otras manifestaciones que en la práctica deben ser aprendidas y que no se pueden dominar totalmente sus conocimientos, en un día, una semana o un mes; pero la política es fundamentalmente un arte y una ciencia.

Estamos convencidos hace mucho tiempo y somos los primeros en esa convicción, que ha llegado la hora del relevo en los mas altos niveles del PLD, pero a los de más edad y experiencia deben relevarlos políticos profesionales, formados, como militantes en las filas de nuestro partido.

Como “dinosaurio” de muchos años de vida, el autor de esta columna no puede ser engañado, ni confundido y mucho menos hipnotizado con ese lema de que “ha llegado la hora de la juventud”. Siempre hemos dicho que Adolf Hitler, aquel funesto caudillo alemán, que a los 45 años de edad había sometido a casi la totalidad de los pueblos de Europa por medio de la conquista, y para derrotarlo no buscaron jóvenes ingleses, rusos, estadounidenses ni franceses; tuvieron que juntarse Winston Churchill, con más de 70 años de edad, jefe del gobierno ingles; Joseph Stalin, primer ministro del gobierno de la Unión Soviética y Franklin Delano Roosevelt, presidente de Estados Unidos de América, inválido, en una silla de ruedas, con 75 años de edad, a los cuales se sumó después Charles de Gaulle, jefe de la resistencia francesa, con mas de 70 años.

¡Vámonos con Dios! y tengamos presente que “la pelea es peleando”, que este gobierno del PLD que encabeza el presidente de la República, Danilo Medina Sánchez, está obligado a cumplir con el legado de Juan Bosch, el gran maestro político dominicano y de América de todos los tiempos; “el presidente moral eterno de la República”, que lo concibió, lo fundó, organizó y dirigió para servirle al pueblo dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas