Hablan los hechos

Pensar siempre en fortalecer el PLD

Noticia, según las explicaciones del Profesor Juan Bosch, es la descripción de un hecho que ha sido visto por el periodista o que ha sido descrito ante él por personas que lo presenciaron y que le merecen fe.

Definiendo este concepto trazó la diferencia de la noticia con una declaración, de lo que refiere, es lo que dice alguien por cuenta suya y por tanto bajo su responsabilidad.

Por su naturaleza a la noticia se le da crédito de cosa verdadera pero la declaración puede ser una mentira y una calumnia. Son concepciones que tomamos de un escrito del líder histórico del PLD en 1978, que explica, en gran medida, un debate que debió haberse realizado a lo interno del PLD, pero que se ha usado los medios de comunicación para sustentar ideas y defender posiciones.

La semana que antecede se publicaron, haciendo pasar como noticia, declaraciones e interpretaciones periodísticas que afectan sensiblemente al Partido de la Liberación Dominicana, presentando una inexistente situación de contradicciones en nuestro liderazgo.

Un miembro del Comité Político hizo referencia a determinadas posturas de sectores a lo interno del PLD y los titulares de los periódicos le ponen bandera y nombre a los sectores que el dirigente no mencionó, sin duda alguna una manipulación.

Se tomó un corte, como se le llama en el lenguaje de la televisión y la radio a un segmento, de una exposición del presidente del PLD, se sacó del contexto, afirmando cosas que no expresó, hasta con deducciones y conclusiones desconectadas del planteamiento general.

Se desnaturalizó a tal grado sus declaraciones que hasta se llegó a presentar como un “extremismo político” que al decir del columnista que lo afirmó, “puede ser muy perjudicial para la unidad del PLD y para el futuro político del propio ex-presidente”.

El jurista y comunicador Namphi Rodríguez, presente en la actividad en la que compareció el ex presidente Leonel Fernández, explicó en una reseña en el vespertino El Nacional que en su comparecencia el Presidente del PLD, trató el tema de La Constitución e hizo referencia al fenómeno histórico de las frecuentes reformas constitucionales para responder a las apetencias de sectores coyunturales.

“No hubo comparaciones ni paralelismos capciosos, ni la actividad fue en Mao, Valverde, como erróneamente se ha publicado” dijo Rodríguez restando merito a la historia replicada en diarios nacionales y redes sociales incitando un pleito interno.

Dirigentes que se sintieron aludidos salieron de inmediato a replicar aquellos conceptos emitidos, dando la sensación de una fuerte confrontación en las filas moradas.

Controlar ímpetus y discutir temas en los organismos

Es el momento de recordar el seguimiento que se le da al PLD y a sus líderes en el plan general opositor de desacreditar para aminorar los altos niveles de simpatías de esa organización, que investigaciones sociales recientes la presentan como la organización política con mayor nivel de confianza de la población.

Corresponde insistir en la necesidad de controlar los ímpetus y esperar reuniones y encuentros para llevar los temas internos a los organismos.

Recientemente Reinaldo Pared Pérez, secretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), tras cuestionar pronunciamientos de dirigentes de esa organización hacia saber que en nada contribuyen al fortalecimiento del Partido, precisando que hace falta mayor grado de prudencia para enfocar esa situación en la opinión pública.

En iguales términos Miriam Cabral, integrante del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), tras indicar que en esa organización “todo está escrito y no hay espacio para los inventos” consideró sin sentido la discusión en los medios de comunicación sobre supuestas situaciones conflictivas a lo interno de la organización.

Y más cercano, Euclides Gutiérrez Félix, miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, recordó que es en los organismos donde los dirigentes deben presentar cualquier tipo de denuncias que concierna a esta organización política y no en los medios de comunicación.

Tiene que entenderse que los dirigentes del PLD y cualquier otra agrupación política son figuras públicas, entes políticos, que como tales, no puede sustraerse a los ataques políticos y a las críticas públicas que se le hagan, lo que impone un alto grado de tolerancia y cautela.

Ha ido ganando terreno la estrategia opositora al PLD de presentar esta organización en permanente confrontación, que no cuenta con un árbitro que generen la conciliación y reencuentro partidario, percepción que la dirigencia peledeísta está en la obligación de combatir para sintonizar con las expectativas de la población que ve a esa organización política con un mayor nivel de confianza que las demás.

Con un liderazgo que tiene sentido de la historia, con una obra de gobierno que ha marcado el despegue de Republica Dominicana, el PLD no puede diluirse con diatribas y escarnios.

En el ejercicio de la política debe predominar la desconfianza y la duda. La disciplina peledeísta ordena prudencia, moderación, cuidado y como lo predicó Juan Bosch “ser desconfiados”.

últimas Noticias

Noticias Relacionadas