Opinión

Cuando el jugador profesional surcoreano de “GO”, Lee Se-dol, entró al hotel Four Season en Seúl, Corea del Sur, el 9 de marzo del año 2016, iba a una cita esperada por más de 80 millones de personas en el mundo. Se iba a enfrentar a un programa informático de inteligencia artificial (IA) llamado Alpha Go, el ganador se llevaba 1 millón de dólares.

El Go es un juego que se remonta a hace más de 4 mil años y es mucho más complejo y difícil que el ajedrez, pues mientras que este se juega en 64 cuadros, ocupados por 32 piezas y basándose en capturas y ventajas materiales, el Go se práctica de manera profesional en 361 espacios y en sus inicios el tablero está vacío.

No era la primera vez que un programa jugaba con un profesional del GO, esto había sucedido en el año 2000 con uno llamado MOGO, pero el programa tuvo una ventaja (hándicap) de 9 jugadas a su favor. Posteriormente, en enero del 2016 Alpha Go se enfrentó a Fan Hui tricampeón de Europa y lo derrotó 5 a 0. Estas victorias no fueron bien valoradas por los analistas del juego, bajo el entendido de que Hui no tenía ese alto nivel y se le criticó de que cuando terminó la competencia pasara a trabajar para la empresa que desarrollaba el programa.

Lee Se-dol era otra cosa, estaba clasificado séptimo dan, el último es el nueve; todo los seguidores, profesionales y conocedores del juego no estaban preparados para lo que ocurrió: Alpha Go derrotó de forma fácil al gran maestro en las partidas una, dos, tres y cinco; Lee sólo ganó la cuarta, bajo la emoción, aplausos y entusiasmo de los camarógrafos, periodistas, y de las más de 60 millones de personas que le estaban viendo por Youtube.

A finales de mayo del año pasado, los manejadores de Alpha Go tomaron la decisión de retirarse de toda competencia; no tenían nada que demostrar, porque los días 23, 25 y 27 de mayo habían jugado en secreto tres partidas con un premio de 1.5 millones de dólares con el número en el ranking mundial del Go, Ke Jie, y el programa ganó las tres.

La derrota del mejor humano en GO, todo lo que está pasando alrededor de la inteligencia artificial y de la acumulación de datos, comienza a ser una preocupación mundial.

En la Reunión Anual del Foro Económico Mundial celebrada del día 23 al 26 del pasado mes de enero, en la que asistió el presidente Danilo Medina, la estrella del escenario fue la IA. Todos hablaron del tema: unos con preocupación, otros como oportunidad.

Sundar Pichai, el director ejecutivo de Google dice sobre la IA: “…Nos va a salvar, no a distribuir”. Jack Ma, el fundador y presidente del Grupo Alibabá señaló: “La IA y la big data son una amenaza para la humanidad. George Soros, el multimillonario y financista diría: “Las grandes empresas tecnológicas son una gran amenaza”.

Mientras el mundo cambia a una velocidad vertiginosa, debemos preparar a nuestros jóvenes para que puedan ser parte de los cambios, y por encima de todo, para que tengan los valores para luchar por una humanidad mejor, y decir con el papa Francisco en su mensaje en Davos 2018: “…La IA, la robótica y otras innovaciones tecnológicas deben emplearse de tal manera que contribuyan al servicio de la humanidad y a la protección de nuestro mundo, y no lo contrario”, como lamentablemente algunas estimaciones prevén.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas