Internacionales

Con el cierre de los 13 mil 706 colegios electorales abiertos por tres días en todo Egipto y el inmediato inicio del recuento de los votos, concluyeron hoy las votaciones de las elecciones presidenciales.

Según la Autoridad Electoral Nacional (ANE), se decidió ampliar la apertura de las urnas hasta las 22:00 hora local, en vez de cerrar a las 21:00, debido a «la alta participación (…) y para darles a todos la oportunidad de votar dado el mal tiempo en algunas gobernaciones» afectadas por una tormenta de arena.

En estas elecciones solo dos candidatos se sometieron a la voluntad popular, el actual presidente, Abdel Fattah El Sisi, y el líder del partido Ghad, Moussa Mostafa Moussa.

La ANE aseguró en horas de la tarde haber registrado una «gran participación» en el proceso electoral, sobre todo en las gobernaciones de El Cairo, Giza, Alejandría y el Sinaí Norte.

La alta participación en el norte de Sinaí, donde el Ejército realiza una operación antiterrorista a gran escala, muestra que la situación de seguridad no ha afectado el proceso electoral, aseguró la ANE.

Según observadores consultados por Prensa Latina, no es probable que la amenaza de la ANE de multar con 500 libras egipcias (unos 28 dólares) a quienes no concurrieran a las urnas haya tenido un efecto marcado en la votación, dado que en procesos anteriores no se materializaron advertencias similares.

En Egipto, como en otras naciones, entre ellas Australia, Bélgica, Brasil, Grecia, Líbano, Luxemburgo, Singapur y Uruguay, la concurrencia a las urnas es obligatoria para los electores registrados.

Existe amplio consenso sobre una victoria de El Sisi tanto por la hasta ahora poca importancia de Moussa y el partido Ghad en la realidad nacional, como por la lista de logros acumulados por El Sisi en su actual mandato.

Resaltan al respecto importantes resultados macroeconómicos, así como el renacer de Egipto como actor imprescindible de la política regional y global.

Moussa se convirtió en el único contendiente para las elecciones que cumplió todos los requisitos legales necesarios para ello, tras el retiro de otros posibles candidatos de mayor relevancia, ya fuera por voluntad propia o por quedar descartados al registrarse violaciones de la ley. Todo el proceso electoral, según la ANE, es observado por 54 Organizaciones No Gubernamentales nacionales y nueve internacionales. Asimismo, esa entidad otorgó permiso oficial para cubrir las elecciones a mil 558 periodistas locales y a 680 extranjeros.

Las fuertes medidas de seguridad implementadas en todos los colegios electorales por las autoridades impidió que algunos de los grupos extremistas islámicos que actúan en el país hayan podido atentar contra ellas, como era su propósito manifiesto.

Actualmente en Egipto están registrados unos 59 millones de electores, que se concentran en las principales ciudades del país.

En las elecciones presidenciales de 2014 participaron 24 millones 500 mil egipcios de los entonces 54 millones de votantes, lo cual representó el 47 por ciento de asistencia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas