Medio Ambiente

Denuncian en Haití gestión fantasma de la industria de carbón

El carbón, la mayor industria de Haití está gestionada por empresas fantasmas que saquean los recursos no renovables y se embolsan millones de dólares anualmente, denuncian hoy medios locales de prensa.

Según Le Nouvelliste, uno de los diarios más influyentes del país, la mayor parte de la producción de carbón es provista por campesinos en las pocas áreas boscosas que quedan de los departamentos Grand Anse, Sur y Noroeste.

La madera satisface el 70 por ciento de las necesidades energéticas y se utiliza para cocinar, así como en las lavanderías y panaderías industriales, entre otros sectores.

El diario apunta también que los empresarios operan este recurso y lo distribuyen minoristamente a grandes ciudades como Puerto Príncipe, Cabo Haitiano, Gonaives y Les Cayes.

Asimismo, señala que el ex ministro de Medio Ambiente, Dieuseul Simon, no pudo durante su mandato, identificar a quienes financiaban el sector y algo similar ocurrió con los funcionarios que le precedieron.

De acuerdo a los especialistas el corte incontrolado de árboles produce deforestación y erosión, deslizamientos de tierra e inundaciones, y son una de las principales causas de la vulnerabilidad del país ante los efectos del cambio climático.

Por su parte, la publicación de la Oficina de Minas y Energía, asegura que la venta y distribución de carbón vegetal genera cuantiosos ingresos tanto en áreas urbanas como rurales, además que no requiere la utilización de mano de obra calificada.

Le Nouvelliste denunció además la inactividad del gobierno para hacerle frente a esta problemática con costos graves para el medioambiente en el país.

En 2014 el ex primer ministro Laurent Lamothe prohibió la explotación del carbón vegetal en Gran Anse, sin embargo, los camiones continúan distribuyendo el recurso hacia todo el país sin que suceda nada con ellos, apunta el periódico.

Sustituir las fuentes de energía y proveer de otras formas de ingreso figuran entre las principales soluciones para terminar con esta industria que en el 2012 generó unos 300 millones de dólares.

Crédito: Fotografía de Le Nouvelliste

últimas Noticias
Noticias Relacionadas